Desentierran el “horror de la guerra” y recuperan 17 cuerpos en Colombia

Los cuerpos fueron enterrados de manera ilegal, “dentro de bolsas negras, desnudos, con heridas de arma de fuego en la cabeza, totalmente fragmentados”

Ceremonia de entrega el pasado 10 de noviembre de los restos de cinco personas que fueron halladas en una fosa común del municipio de Dabeiba (Colombia)JEPEFE

En bolsas negras, desnudos y con disparos de armas de fuego en la cabeza, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) encontró los cuerpos de 17 víctimas de desaparición forzada en una jornada de exhumaciones en el cementerio Las Mercedes de Dabeiba, en el departamento colombiano de Antioquia (noroeste).

“Entre el 8 y el 14 de noviembre, en la tercera jornada de exhumación llevada a cabo por parte de la Jurisdicción en el cementerio de Las Mercedes, la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la JEP reportó 17 hallazgos forenses tras la ubicación de 6 fosas comunes”, informó este martes la JEP en un comunicado.

Durante siete días el equipo forense de la Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP “desenterró el horror de la guerra en esta región del occidente antioqueño”, manifestó la jurisdicción.

El equipo encontró los cuerpos, que fueron enterrados de manera ilegal, “dentro de bolsas negras, desnudos, con heridas de arma de fuego en la cabeza, totalmente fragmentados, unos inhumados con prendas militares y otros amarrados en las manos, pies y el cuello, en estado de total indefensión”.

Las exhumaciones forman parte del "Caso 3", que corresponde a "Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes de Estado"; el "Caso 4", que investiga la situación territorial de la región de Urabá, y dentro del estudio de medidas cautelares en 17 territorios donde se presume estarían los cuerpos de personas dadas por desaparecidas.

71 CUERPOS RECUPERADOS

Esta es la tercera jornada de exhumación de la JEP en esa parte del departamento de Antioquia con la que completa la recuperación de 71 cuerpos.

En las dos primeras, en diciembre de 2019 y en febrero de este año, la JEP encontró respectivamente los restos de 37 y 17 personas que según la información judicial al parecer corresponden a víctimas de ejecuciones extrajudiciales, conocidas en el país como "falsos positivos", y desapariciones forzadas.

Según la Jurisdicción, en esta tercera jornada se encontraron indicios preliminares que indican la elaboración de autopsias antes de la inhumación de las víctimas.

"Esta condición no es común en personas enterradas de forma ilegal, como tampoco es usual la disposición de los cuerpos en los lugares en que fueron hallados, que no estuvieran en ataúdes, encontrados sin ropa, boca abajo, o dentro de bolsas negras", manifestó el tribunal.

VERSIONES DE MILITARES

Hasta el momento, más de una decena de miembros de la fuerza pública de distinto rango, incluidos comandantes de batallón y de brigada, han declarado ante la JEP por los hechos relacionados con el cementerio Las Mercedes y sus testimonios han facilitado la búsqueda de los desaparecidos.

"La mayoría de ellos jamás habían sido investigados por la justicia ordinaria y quienes sí lo fueron confesaron la comisión de crímenes nunca antes judicializados", subrayó la JEP.

Según el tribunal, las exhumaciones han sido posibles gracias a las versiones coincidentes que han suministrado los uniformados sobre el traslado desde Medellín, capital de Antioquia, de las víctimas, la comisión de los delitos y la modalidad de encubrimiento.

ENTREGA DE CUERPOS

Sobre los resultados de estas diligencias, el pasado 17 de febrero la JEP entregó a sus familiares el cuerpo de Edison Lezcano Hurtado, un joven de 23 años, el primero en ser identificado en Dabeiba.

Lezcano Hurtado, a quien sus familiares buscaron durante 18 años, era un agricultor y padre de tres hijos cuando murió a manos de miembros del Ejército.

Además, el pasado 10 de noviembre los restos de otras cuatro víctimas del conflicto armado, entre ellos dos menores de edad, fueron entregados por la JEP a sus familiares en una ceremonia solemne. EFE