Asesina a su tío, lo descuartiza y se lo da a los tejones para comer

Además, se quedó con su dinero y lo gastó en casinos, salas de juego y masajes

La víctima fue a denunciar que su sobrino le robaba y 24 horas después estaba muerto
La víctima fue a denunciar que su sobrino le robaba y 24 horas después estaba muertoArchivoArchivo

Graham Snell, de 71 años, era soltero y vivía con su sobrino Daniel Walsh, de 30, en la localidad británica de Chesterfield. El pasado 19 de junio, cansado de que no trabajara y le robara el dinero de la cuenta, acudió a la comisaría de Policía para hablar con un agente. Al día siguiente, a las 09:30 horas, una patrulla pasó por su casa para ver si todo estaba en orden. Llamaron a la puerta pero no abrió nadie. Snell tampoco respondió a las llamadas a su teléfono. Walsh sabía ´lo que su tío había hecho” y decidió acabar con su vida.

Después, trató de deshacerse del cuerpo para eliminar las pruebas. Lo cierto es que cuando los agentes visitaron la casa, él estaba dentro pero no quiso abrir la puerta. Para no levantar sospechas, esperó una hora para salir de casa y fue a la tienda de bricolaje de la localidad. Allí compró 10 sacos de escombros y dos sierras. Después regresó al domicilio. Su plan era descuartizar el cadáver y meterlo en las bolsas para poder trasladarlo a otro lugar y deshacerse de ellos.

Dos días después fue en tren hasta Birmingham para tratar de conseguir un pasaporte nuevo y huir del país, pero no lo consiguió. No le quedaba otra que regresar al lugar de los hechos y poner en marcha el “plan B”.

El 24 de junio comenzó a intentar deshacerse de los restos. La gran mayoría los trasladó hasta un bosque cercano, donde es habitual la presencia de tejones. Estos animales carnívoros se alimentaron de los restos y los enterraron en varias partes del bosque. Los brazos y la cabeza los enterró un poco más lejos. Los agentes estuvieron meses observando a la familia de tejones para intentar localizar todos los restos del cadáver.

El 2 de julio, una gran parte del torso de la víctima, fue encontrado en tres bolsas negras en los contenedores de basura que da servicio a un edificio de viviendas.

Mientras los investigadores trataban de resolver la desaparación y encontrar los restos, Walsh se dedicó a recorrer los casinos de Sheffield y las salas de juego de Matlock Bath, salas de masajes y gastó una gran cantidad de dinero de las cuentas de la víctima, que vació tras su muerte.

No era la primera vez que Snell tenía problemas con su sobrino, pero al vivir sólo y ser familia directa, siempre acababa perdonándolo. De hecho, Walsh pasó seis meses encarcelado en el año 2009 por robarle 5.000 libras y en 2014 también fue condenado por agredirle.

Con estos antecedentes, las pruebas y su confesión, un jurado popular no tardó mucho en declararlo culpable el pasado viernes después de casi tres semanas de juicio, en las que se escucharon escalofriantes relatos de cómo se cometió el crimen y cómo los forenses dijeron que no podían determinar la causa de la muerte porque el cuerpo estaba destrozado en mil pedazos.

La sentencia no se conocerá hasta el próximo 4 de enero, fecha que le ha dado de margen el juez para encontrar abogado, después de que el acusado despidiera al suyo de forma fulminante el lunes de la pasada semana.

El juez tenía claro que aunque no había pruebas de muchas cosas tenía claro cual fue el relato de los hechos: “Lo mató, lo cortó en pedazos y se lo dio de comer a los tejones. Lo que oirán es absolutamente espantoso y lo que hizo fue un asesinato. Fue un asesinato por poner sus manos sobre el dinero de este hombre”, le dijo al jurado.

En una declaración sobre el impacto de la víctima, la familia del Sr. Snell dijo que era “un hombre encantador, orgulloso y valiente que se mantuvo a sí mismo”.

Una de las sobrinas del Sr. Snell dijo: “El hecho de que haya sido desmembrado de esa manera me repugna absolutamente.

“Graham tuvo su vida truncada de la manera más cruel e incluso ahora, antes de irme a dormir, me preocupa lo que sufrió y lo que pasó.

“Graham era un encantador hombre orgulloso y valiente que se mantenía para sí mismo y nunca lo escuché decir una mala palabra sobre nadie”.

El juicio de Walsh estaba programado para marzo de este año tuvo que detenerse debido a la pandemia de coronavirus en curso .

Y en un giro notable de los acontecimientos ayer, el juez Nirmal Shant QC, registrador honorario de Derby, le dijo al Derby Crown Court que Walsh había prescindido de su equipo legal.

Ella dijo que Walsh se había negado a comparecer ante el tribunal, pero que apareció a través de un enlace de vídeo desde HMP Nottingham.

Después de otorgarle permiso para dirigirse a ella, Walsh le dijo al juez Shant: “A la luz de toda esta farsa de la corte, no estoy contento con nada de lo que mi defensa le haya dado”.

El juez Shant respondió: “Te concederé hasta el 4 de enero para encontrar un nuevo equipo legal, pero te sentenciaré en esa fecha”.

“Ha sido condenado por asesinato y eso significará una sentencia de por vida”.

“El único problema será el plazo mínimo que cumplirá antes de ser elegible para solicitar la libertad condicional”.