Reino Unido se convierte en el primer país europeo en superar los 100.000 muertos por covid

Johnson pide perdón por el récord de fallecidos por covid mientras estudia una cuarentena obligatoria en hoteles que costaría 1.200 libras por persona

El primer ministro británico, Boris Johnson, carga con una caja de dosis de la vacuna Oxford / AstraZeneca para su distribución móvil en el norte de Londres
El primer ministro británico, Boris Johnson, carga con una caja de dosis de la vacuna Oxford / AstraZeneca para su distribución móvil en el norte de LondresPOOLREUTERS

Reino Unido se ha convertido en el primer país europeo en superar la barrera de los 100.000 muertos por coronavirus. Pese a estar en su tercer confinamiento y tener los colegios cerrados, la Covid-19 no da tregua. Este martes se registraron 1.631 fallecidos, lo que eleva a un total de 100.162 la cifra de personas que han perdido la vida desde que comenzó la pandemia. A nivel global, es el quinto país en superar los seis dígitos tras los Estados Unidos, Brasil, India y México.

Si bien el número de casos ha disminuido en los últimos días (se registraron 20.089 contagios hoy, lo que marca la cuarta jornada consecutiva de reducción), la cantidad de pacientes hospitalizados con coronavirus se acerca a los 40.000, lo que supone cerca del doble del pico de la primera ola, a mediados de abril.

“Lamento profundamente cada vida que se ha perdido y, por supuesto, como primer ministro, asumo toda la responsabilidad de todo lo que ha hecho el Gobierno”, manifestó hoy Boris Johnson en la rueda de prensa diaria que está ofreciendo en Downing Street para actualizar sobre la gran crisis sanitaria y también económica.

En Inglaterra, todas las tiendas de artículos no esenciales permanecen cerradas y los pubs y restaurantes solo pueden ofrecer servicio de comida para llevar. Para hacer frente a la pandemia, el agujero presupuestario es ya de alrededor 394.000 millones de libras (442.000 millones de euros), un 19% del PIB, lo que representa el mayor endeudamiento en la historia del país “en tiempos de paz”.

“Lo que puedo decirles es que realmente hicimos todo lo que pudimos y seguimos haciendo todo lo posible para minimizar la pérdida de vidas y minimizar el sufrimiento en esta etapa muy, muy difícil, y en una crisis muy, muy complicada para nuestro país, y continuaremos haciéndolo”, señaló Johnson, quien ofreció sus “más profundas condolencias a todos los que perdieron a un ser querido”. “Padres y madres, hermanos y hermanas, hijos e hijas, y los muchos abuelos que se han ido”, añadió.

El Ejecutivo ya había adelantado la semana pasada que las altas cifras de fallecidos continuarían, ya que, la nueva variante del virus registrada en el país, que se contagia entre un 30 y un 70% más rápido, ha demostrado además ser más mortífera.

Downing Street quiere proteger al Reino Unido ante las nuevas variantes registradas en otro países como Brasil o Sudáfrica. El Ejecutivo ya ha suspendido los corredores aéreos, lo que significa que todo aquel que llegue al país debe permanecer en cuarentena. Pero ahora quiere ir un paso más. Johnson estaba reunido con su Gabinete para evaluar la imposición de una cuarentena más estricta en hoteles para los pasajeros que entren a partir de ahora en Inglaterra. Las competencias sanitarias están derivadas, por lo que Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen que decidir sus propias medidas.

Había ministros que apostaban por obligar cuarentena de 10 días en hoteles a todos los pasajeros. Aunque otros miembros del Gabinete abogaban por imponerlo solo a aquellos que vengan de países considerados de riesgo. En lo que hay consenso es que los costes del hotel, mínimo 1.500 euros tendrán que venir del bolsillo del viajero. La medida ya está en uso en países como Nueva Zelanda o Australia. Según el Financial Times, en un principio, la cuarentena en hoteles solo afectaría a los residentes británicos, pero el Gobierno británico se “reserva el derecho” a exigir esta medida a los ciudadanos de otras nacionalidades.

En los últimos días el Ejecutivo no ha ocultado la inquietud sobre las nuevas cepas sudafricana y brasileña, dado que no se sabe aún si las vacunas contra la covid-19 son efectivas ante estas variantes. Los vuelos directos con los países sudamericanos así como con Portugal y Sudáfrica ya están prohibidos desde mediados de enero, pero los viajeros británicos todavía pueden regresar a su país a través de rutas indirectas.

En una declaración conjunta, la Asociación de Operadores de Aeropuertos y Aerolíneas señaló hoy que el Reino Unido ya tiene “algunos de los niveles más altos de restricciones del mundo”, por lo que endurecerlas aún más sería “catastrófico”. El Ejecutivo considera que, con la situación actual, aún es prematuro hacer vaticinios respecto al verano.