Protestas en Ámsterdam contra el toque de queda
Protestas en Ámsterdam contra el toque de quedaDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press
Bjorn Beijnon

«El recuerdo del toque de queda en la Segunda Guerra Mundial despierta el temor de los ciudadanos»

Las escenas de manifestaciones en las calles de ciudades como Ámsterdam o La Haya han despertado el asombro de todo el mundo

Las protestas en Países Bajos son vistas como la ruptura del orden en una sociedad que siempre ha sido considerada como modelo y tranquilidad. El principal motivo de sus protestas es el toque de queda impuesto por el confinamiento. LA RAZÓN entrevista a Bjorn Beijnon, doctorado holandés en la Escuela de Análisis Cultural de la Universidad de Ámsterdam y profesor del programa Creative Business de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Utrecht.

¿Qué efecto puede tener esta ola de disturbios en las próximas elecciones en los Países Bajos?

En los últimos meses se han retransmitido en directo varios debates en el Parlamento sobre la legislación COVID, y aunque los políticos han prometido no hacer campaña hasta un mes antes de las elecciones, vemos que el micrófono del orador ha sido utilizado por varios políticos (tanto del Parlamento como del Gobierno) para hacer campaña. Como los disturbios son conocidos como “disturbios del toque de queda”, los políticos de todos los bandos utilizan un lenguaje fuerte para condenarlos. Sin embargo, también se culpa a la dirección gubernamental, dirigida principalmente por el VVD, el mayor partido de Holanda, con unos 40 escaños (de los 150) en las encuestas.

Varios partidos políticos comparten breves fragmentos de los debates en las redes sociales, y los políticos también comparten sus puntos de vista en los programas nocturnos de entrevistas. Aunque se podría esperar que todo esto tenga un efecto negativo en la posición del VVD, todavía vemos que se mantienen grandes y estables en las encuestas. Por lo tanto, los disturbios podrían afectar al debate entre los distintos partidos, pero no cambiarían tanto el comportamiento de los votantes en este momento.

¿Es posible identificar alguna ideología o trasfondo político en estas protestas?

En el último año, vemos que los medios de comunicación han prestado mucha atención a las protestas en Holanda, como las marchas por el clima, la Fuerza de Defensa de los Agricultores, que protesta contra los cambios en la agricultura para reducir las emisiones de CO2, pero también los escépticos del coronavirus. Como muestran las encuestas, los ciudadanos holandeses consideran importante que todos estos ciudadanos tengan derecho a protestar, aunque no compartan su visión del mundo.

Sin embargo, en las últimas semanas, vemos que las protestas se han vuelto más violentas: los agricultores enfadados han utilizado la fuerza bruta para romper (literalmente) las puertas de los municipios, y los políticos de La Haya tienen que ser protegidos en su camino al Parlamento, ya que son seguidos por los escépticos de COVID que les insultan, les escupen, etc. En general, vemos que hay una creciente desconfianza en cualquier tipo de gobierno en varias capas sociales, que podría ser la única ideología compartida que tienen todas estas protestas. Sin embargo, en lo que respecta a los disturbios, la investigación de las encuestas muestra que casi todo el mundo los condena y que no deberían ser considerados como una forma de protesta, sino como actos criminales por los que deberían pagar los alborotadores.

¿Cómo es posible que un país modélico como Países Bajos haya llegado a este punto de crisis social por culpa de la pandemia?

Diría que la creciente desconfianza en los gobiernos y la política proviene de una creciente desigualdad social y económica. Ya se pueden encontrar ejemplos antes de la pandemia: los jóvenes lo tienen muy difícil para encontrar una casa que puedan pagar con una hipoteca, pero también ganan demasiado para solicitar una vivienda social, casi ningún joven consigue hoy en día un contrato permanente de su empleador, y las personas con antecedentes migratorios son designadas sistemáticamente como defraudadores y evasores de impuestos. Países Bajos puede parecer un país modélico por sus derechos LGBTQ+ progresistas, sus infraestructuras adecuadas y sus monumentos históricos bien conservados, pero también es un país que no siempre es tan inclusivo como parece y en el que la legislación burocrática justifica a menudo actos políticos que muchos ciudadanos denuncian. Por tanto, esta creciente desigualdad podría acabar relacionándose con una crisis social en la que chocan personas con diferentes orígenes.

Países Bajos ha sido durante mucho tiempo un país que parece gobernar para la clase media y alta, pero las personas que no pertenecen a estas clases, o no se identifican como tales, se sienten infrarrepresentadas y no escuchadas. Por ello, la protesta parece ser la forma de hacer oír su voz.

¿Qué causas y consecuencias puede haber detrás de las protestas?

La principal causa de los disturbios es la introducción del toque de queda: los holandeses no pueden salir de casa a partir de las 21 horas. Sin embargo, debido a un fuerte sentimiento negativo en Holanda hacia el toque de queda en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, muchos ciudadanos holandeses se han posicionado en contra.

Los disturbios que vemos en las calles podrían haber comenzado con la idea como una protesta contra el toque de queda, pero muy rápidamente se convirtieron en una razón para que los jóvenes adultos rompieran todo violentamente. Parece que en tiempos de COVID estos jóvenes adultos han perdido su catarsis: momentos para liberar sus emociones a través de una actividad particular, como los partidos deportivos, las fiestas, y ahora salir con los amigos durante la noche.

Como estas protestas se convirtieron rápidamente en disturbios, y una gran mayoría de los ciudadanos holandeses parece condenarlos, la consecuencia más probable es que haya menos protestas y disturbios en las próximas semanas. Ya vemos que los disturbios han cesado, y que los aficionados al fútbol de los clubes locales han intervenido para proteger su ciudad junto con la policía de los manifestantes. Las protestas se trasladarán probablemente a otra esfera pública en la que las discusiones sólo conducen a una mayor polarización, y en la que los participantes están, por defecto, socialmente segregados: las redes sociales.