EE UU despliega bombarderos B-1 en Noruega para disuadir a Rusia

Los movimientos militares rusos para cerrar el acceso al Ártico y a sus recursos naturales alarman a Washington

Un bombardero B-1 como los que va a enviar EE UU a NoruegaFoto: ERIK S. LESSEREFE

La Fuerza Aérea de EE UU está desplegando bombarderos B-1 en Noruega por primera vez en un movimiento que envía un mensaje claro a Moscú de que Washington operará en la región ártica de importancia estratégica y demostrará que defenderá a los aliados en el área contra cualquier agresión rusa cerca de la frontera del país.

Cuatro bombarderos B-1 de la Fuerza Aérea de EE UU Y aproximadamente 200 efectivos de la Fuerza Aérea Dyess en Texas se están desplegando en la base aérea de Orland en Noruega, y dentro de las próximas tres semanas, las misiones comenzarán en el Círculo Polar Ártico y en el espacio aéreo internacional frente al noroeste de Rusia. según el Pentágono.

Hasta ahora, las misiones militares sobre el Ártico se habían realizado en gran medida desde Reino Unido. El movimiento de fuerzas mucho más cerca de Rusia significa que Estados Unidos podrá reaccionar más rápidamente ante una posible agresión de Rusia, aseguran fuentes de defensa.

“La preparación operativa y nuestra capacidad para apoyar a los aliados y socios y responder con rapidez es fundamental para el éxito combinado”, dijo el general Jeff Harrigian, comandante de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa y África.

Durante los últimos meses, el Pentágono ha operado grupos similares de bombarderos B-52 en el Oriente Medio como un medio para demostrar la capacidad de Estados Unidos para trasladar rápidamente activos militares a regiones potencialmente tensas.

Estas misiones de bombarderos tardan semanas en planificarse, por lo que el despliegue de Noruega ha estado en proceso durante algún tiempo.

El presidente Joe Biden ya ha demostrado que está preparado para adoptar un enfoque más duro hacia Moscú que bajo su predecesor, Donald Trump.

Realizó su primera llamada a fines del mes pasado con el presidente ruso, Vladimir Putin, y lo enfrentó por una variedad de problemas, desde un reciente ciberataque masivo hasta el presunto envenenamiento de la principal figura de la oposición del país, Alexei Navalni.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha estado profundamente preocupado por los movimientos militares rusos para cerrar el acceso potencial al Ártico para los recursos naturales y el acceso marítimo, mientras continúa militarizando la región ártica.

“Las recientes inversiones rusas en el Ártico incluyen una red de activos aéreos ofensivos y sistemas de misiles costeros”, advirtió Barbara Barrett, secretaria de la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante la administración Trump cuando la Fuerza Aérea hizo público cómo lidiaría con el Ártico el verano pasado.

Estados Unidos evalúa que Rusia considera que mantener su propio acceso al Ártico es cada vez más vital, ya que casi el 25% de su producto interno bruto proviene de los hidrocarburos al norte del Círculo Polar Ártico, indicó Barrett.