Tres fuertes terremotos de más de 7 grados sacuden las costas de Nueva Zelanda en menos de cinco horas

El hipocentro del primer seísmo se halló a una profundidad de 10 kilómetros. El último fue de magnitud 8,1 y es posible que se produzcan “olas de tsunami peligrosas”

Las Islas Kermadec, donde se ha producido el segundo terremoto este jueves
Las Islas Kermadec, donde se ha producido el segundo terremoto este jueves

Nueva Zelanda ha sufrido este jueves tres potentes terremotos de intensidad superior a los 7 grados en la escala Ritcher. A primera hora de esta mañana, las autoridades del país informaban de que se había levantado la alerta de tsunami después de que se registrara un terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Ritcher frente a la costa este de la Isla Norte.

Un segundo temblor se ha registrado cinco horas más tarde junto a la isla Raoul, la más grande del archipiélago de Kermadec, alcamzado los 7,5 grados. El primero de los seísmos, cuyo hipocentro se halló a una profundidad de 10 kilómetros, se ha producido a las 2.27 de la mañana, según informaciones del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). Poco después del temblor, las autoridades emitieron una alerta por tsunami y recomendaron a la población de la zonas costeras evacuar la zona.

Un tercer seísmo de magnitud 8,1 se ha registrado también frente a las costas de las Islas Kermadec. Las autoridades han vuelto a emitir una alerta de tsunami y se esperan “olas de tsunami peligrosas”, según el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico. “Un terremoto notable, información preliminar: magnitud 8, la región de las islas de Kermadec”, tuiteó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Las autoridades pidieron a la población trasladarse a zonas de mayor altitud dada la intensidad del terremoto, que ha sido calificada de “severa”, según informaciones del diario ‘The New Zealand Herald’. Sin embargo, la agencia de gestión de desastres neozelandesa ha levantado ahora la medida y ha indicado que los residentes pueden regresar a sus hogares si así lo desean.

“Basándonos en la información científica sobre tsunamis podemos decir que ya no existe una amenaza en estas áreas. La gente que desalojó la zona puede ahora volver a sus casas”, ha indicado la agencia en su cuenta de Twitter.

El seísmo, cuya magnitud ha sido rebajada ahora a 7,1, se ha sentido también en las ciudades de Auckland, Wellington y Christchurch, entre otras.