La “ciudad de los misiles” secreta de Irán “será la pesadilla de nuestros enemigos”

Esta nueva base, que alberga cientos de proyectiles, aumenta la capacidad de disparo de las defensas navales y es operativa para la guerra “electrónica”

Un silo con cientos de misiles en la nueva ubicación iraní
Un silo con cientos de misiles en la nueva ubicación iraníIranian revolutionary guard offiEFE

Irán ha presentado una nueva “ciudad de los misiles” que acoge una base de almacenamiento de proyectiles balísticos y de crucero de distintos rango que está ubicada cerca del mar, aunque se desconoce el lugar exacto, y proporciona un fácil acceso a los misiles balísticos antibuque. El régimen de Teherán se ha asegurado nuevas capacidades antibuque cuyo origen estaría en un misil Fatah-110 convertido con propulsor sólido, un avance que dio a conocer en medio de tensiones con Israel y Estados Unidos.

La Guardia Revolucionario se vistió de largo este lunes para presentar este emplazamiento en un acto al que asistieron el comandante en jefe de la Guardia, el general de división Hossein Salami, el contralmirante Alireza Tangsiri, el comandante de la Armada y otros altos mandos militares, que examinaron los modernos sistemas de misiles balísticos y de crucero con varios rangos, informa Jerusalem Post.

La televisión iranía Press TV mostró en un vídeo una docena de lanzadores móviles con dos misiles cada uno instalados en camiones y un almacenamiento subterráneo para cientos de misiles. La Armada de la Guardia Revolucionaria recibió 340 barcos nuevos, algunos con drones instalados. Las imágenes mostradas permitieron hacer un recuento de hasta 170 misiles antibuque Nasr.

En el equipamiento de esta nueva instalación, se encuentra un sistema de misiles con “avanzadas capacidades operacionales” entre las que está disparar desde lanzadores subterráneos y “zonas de defensa civil” y cambiar de objetivo después de haber sido lanzados. Asimismo, esta base podría aumentar también la capacidad de disparo de las defensas navales y ser utilizada en la guerra “electrónica”, según la agencia estatal iraní Tasnim.

El programa de misiles de Irán es concebido como una amenaza por sus rivales en la región, especialmente Israel, aunque el país persa argumenta que este armamento tiene únicamente objetivos defensivos.

El general General Hossein Salami visitando la nueva "ciudad de los misiles" FOTO: Iranian revolutionary guard offi EFE

El general de división Hossein Salami afirmó que “lo que vemos hoy es una pequeña parte de la gran y amplia capacidad de misiles de las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria”, dijo Salami, quien añadió que los nuevos equipos “de la Ciudad de Misiles puede lanzar minas en varios rangos, permitir operaciones de disparo móviles y de 360 grados, usarse en guerra electrónica y mejorar el rango de fuego de las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria y el poder destructivo en combate”.

Por su parte, el contralmirante Alireza Tangsiri, explicó que Irán ha construido ya varias “ciudades de misiles” subterráneas y en alta mar, en la costa del Golfo Pérsico y el Mar de Omán, que serán “una pesadilla para el enemigo”. Tangsiri añadió que los adversarios de Irán sabían que existían las bases “pero su información no es precisa”.

Las nuevas bases “muestran cómo Irán no solo está reforzando sus instalaciones subterráneas, sino también probando y construyendo nuevas variantes de misiles”, dijo el analista de seguridad Theodore Karasik a Arab News.

El periódico The New York Times reveló el año pasado que Irán ha dado un gran salto adelante en el desarrollo de misiles. Militares del Ejército estadounidense mostraron su sorpresa ante “la precisión, magnitud y audacia” de uno de los últimos ataques iraníes, en el que varios misiles de crucero y drones armados de vuelo rasante impactaron contra tanques de crudo en la sede de la industria petrolera saudí. Casi ningún país en la región —Israel tal vez sea la excepción— podría haberse defendido de ese ataque.

Según este diario, la fuerza militar convencional de Irán se ha deteriorado durante el aislamiento por sanciones que ha sufrido el país desde la Revolución islámica de 1979. Sin embargo, Teherán ha pasado esas décadas cultivando capacidades menos tradicionales, que ahora se encuentran entre las más potentes en el mundo y que son muy útiles para librar una guerra asimétrica contra una superpotencia como Estados Unidos.