Dimite el ministro austriaco de Sanidad por sentirse “agotado” por la pandemia

El ecologista Rudolf Anschober ha sido hospitalizado en dos ocasiones por un colapso del sistema circulatorio e hipertensión arterial

Rudolf Anschober, el hasta ahora ministro austriaco de Sanidad, ha recibido amenazas se muerte
Rudolf Anschober, el hasta ahora ministro austriaco de Sanidad, ha recibido amenazas se muerteDPA vía Europa Press

El ministro de Sanidad de Austria, el ecologista Rudolf Anschober, ha anunciado este martes su dimisión por razones de salud, después de ser hospitalizado en dos ocasiones recientemente por problemas circulatorios vinculados al agotamiento y el estrés de gestionar la pandemia de covid-19.

“Le he pedido al presidente de la república federal que me releve de estas funciones a partir del próximo lunes”, dijo en una rueda de prensa televisada Anschober, que asumió el cargo en enero de 2020.

El ministro saliente, miembro de Los Verdes -el socio minoritario del conservador Partido Popular (ÖVP) del canciller federal, Sebastian Kurz, en la coalición en el poder- añadió que su petición fue aceptada por el jefe del Estado, Alexander van der Bellen.

Anschober, de 60 años, recordó que tuvo que ser hospitalizado dos veces en las últimas cuatro semanas, afectado por un colapso del sistema circulatorio e hipertensión arterial, entre otros problemas causados por “agotamiento”.

“Obviamente, he trabajado demasiado. Desde hace unas semanas ya no estoy en forma”, reconoció.

El titular de Salud eludió referirse a las evidentes tensiones con Kurz y otros políticos sobre la estrategia para combatir el coronavirus, limitándose a señalar que los “conflictos” han aumentado a partir de la segunda oleada de la pandemia, en otoño pasado, y que “a menudo” se sintió “muy solo”.

Durante este tiempo, ha logrado ser uno de los políticos más populares de Austria, superando incluso a Kurz en los sondeos. “Uno de mis puntos fuertes es que mantengo la calma en situaciones de crisis”, explicó en una ocasión

A sus problemas de salud se sumó “un incremento masivo de la agresividad” en parte de la población, con “amenazas de muerte” contra su persona y allegados.

“Desde noviembre del año pasado estoy con protección policial, y ello me ha quitado una fuente importante de mi energía, la que obtengo del contacto libre con los ciudadanos en la calle”, señaló.

Anschober volvió a defender el confinamiento actual en Viena y otras regiones del este del país (vigente hasta el 1 de mayo), ante la crítica situación en los hospitales, que calificó de “dramática”.

Lamentó asimismo que “más de un tercio de los ciudadanos no se somete a los test” y la misma proporción dice no estar dispuesto a vacunarse.