Así fue el bombardeo de Israel a la sede de Al Jazeera en Gaza

Según el Ejército israelí, la torre, de 11 plantas, albergaba “activos militares” utilizados por el ala de inteligencia militar de Hamás

Thumbnail

Continúa la ofensiva en Gaza y la operación “Guardián de los muros”. Israel ha derribado una torre de 11 plantas en la ciudad de Gaza, sede de la agencia de noticias estadounidense AP, la cadena de noticias Al Jazeera y otros medios internacionales.

Los ocupantes recibieron una orden de desalojo antes de producirse el ataque. Se trata de la quinta alta torre que la aviación israelí bombardea en la actual escalada bélica con las milicias de Gaza.

El ataque se ha realizado contra el edificio Al Yalá, uno de los más altos del enclave, que había sido despejado porque el Ejército israelí emitió una hora antes un aviso de evacuación al dueño del edificio, Abú Husam.

Un ataque aéreo israelí golpeó el edificio de gran altura que albergaba las oficinas de The Associated Press en la ciudad de Gaza
Un ataque aéreo israelí golpeó el edificio de gran altura que albergaba las oficinas de The Associated Press en la ciudad de GazaKhalil HamraAP

La demolición del edificio, captada por las imágenes de televisión, ha sido posteriormente confirmada por la productora de Al Jazeera Liná al Safin en su cuenta de Twitter. También Rania Zabaneh, periodista de la cadena, lo ha confirmado en sus redes sociales.

Minutos después, el Ejército israelí ha confirmado su responsabilidad en la destrucción del edificio. La razón, esgrime, es que la torre albergaba “activos militares” utilizados por el ala de inteligencia militar del movimiento islamista Hamás.

Un ataque aéreo israelí golpeó el edificio de gran altura que albergaba las oficinas de The Associated Press y Al Jazeera en Ciudad de Gaza
Un ataque aéreo israelí golpeó el edificio de gran altura que albergaba las oficinas de The Associated Press y Al Jazeera en Ciudad de GazaKhalil HamraAP

Así pues, el Ejército israelí acusa a Hamás de “esconderse detrás” de las oficinas de los medios de prensa en la torre de Al Yalá y “utilizar a sus inquilinos como escudos humanos”.

Un policía palestino entre los escombros de un edificio destruido por un ataque aéreo israelí que albergaba las oficinas de AP y Al Jazeera
Un policía palestino entre los escombros de un edificio destruido por un ataque aéreo israelí que albergaba las oficinas de AP y Al JazeeraKhalil HamraAP

“El grupo terrorista Hamás ubica intencionalmente sus activos militares en los corazones de la población civil en la Franja de Gaza”, ha añadido en un comunicado recogido por el diario ‘Times of Israel’ en el que recuerda que advirtió a los que estaban en el edificio antes del ataque y dice que les dio tiempo suficiente para evacuar.

Poco después del bombardeo, el edificio era ya escombros.

En redes sociales, el Ejército israelí ha justificado que había advertido a los civiles y que “e edificio contenía oficinas civiles de medios de comunicación, las cuales Hamás usa como escudos humanos para esconderse tras ellos”.

El presidente y director ejecutivo dela agencia AP, Gary Pruitt, calificó el ataque como “un acontecimiento increíblemente perturbador”. Pruitt señaló en un comunicado que una docena de periodistas y trabajadores autónomos de AP habían estado en el edificio y habían sido evacuados a tiempo.

“Estamos conmocionados y horrorizados de que el ejército israelí apunte y destruya la oficina de vivienda de AP y otras organizaciones de noticias en Gaza”, indicó Pruitt en un comunicado. El presidente de AP subrayó que han pedido explicaciones al Gobierno de Israel y están en contacto con el Departamento de Estado de EE UU para saber las causas del ataque.

En la misma línea, el director general interino de Al Jazeera Media Network, Mostefa Souag, calificó el bombardeo de “bárbaro” y dijo que Israel debería rendir cuentas.

“El objetivo de este atroz crimen es silenciar a los medios de comunicación y ocultar la incalculable matanza y el sufrimiento del pueblo de Gaza”, aseguró en un comunicado.

El portavoz militar israelí, el teniente coronel Jonathan Conricus, rechazó la idea de que Israel buscase silenciar a los medios de comunicación. “Eso es totalmente falso, los medios no son el objetivo”, reconoció a Reuters.

Conricus calificó el edificio como un objetivo militar legítimo y admitió que contenía inteligencia militar de Hamás. Añadió que Hamás podría haber calculado que al colocar sus “activos” dentro de un edificio con oficinas de medios de comunicación en él: “Probablemente esperaban que los mantendría a salvo del ataque israelí”.

Desde Estados Unidos, país de la agencia AP, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, escribió en Twitter que ya habían comunicado directamente a los israelíes que deben “asegurar la seguridad de los periodistas y los medios independientes”.

Desde varias asociaciones y ONG que defienden la protección de los periodistas y subrayan la importancia de la libertad de Prensa en el mundo, también condenaron el ataque. Desde Reporteros Sin Fronteras recordaron que “destruir medios de comunicación es destruir el derecho de los ciudadanos a ser informados”.