África

La abstención triunfa en las elecciones de Argelia

El presidente Abdelmadjid Tebboune lo tiene claro: “La tasa de participación no me interesa”

El presidente de Argelia aseguró que "el pueblo quería elecciones y las ha habido". AP
El presidente de Argelia aseguró que "el pueblo quería elecciones y las ha habido". AP FOTO: La Razón (Custom Credit)

A falta de conocerse aún los resultados, la abstención es la gran triunfadora en las elecciones legislativas argelinas de este sábado. Sólo el 30,2% del electorado acudió a las urnas durante la jornada del sábado, según datos de la autoridad electoral del país magrebí. El presidente Abdelmadjid Tebboune resumió el sentir del régimen: “La participación no me interesa”. “Lo que me importa es que quienes salgan de las urnas detenten la legitimidad popular que les permitirá ejercer el poder legislativo (...) el pueblo quería elecciones y las ha habido”, aseguraba el jefe del Estado del país magrebí tras votar en Argel.

La escasa participación -la más baja en la historia de unas legislativas- confirma el rechazo de la sociedad argelina al proceso con el que el régimen trata de recomponerse tras la salida de la escena del octogenario Abdelaziz Bouteflika en abril de 2019 -quería presentarse a un quinto mandato- empujado por la movilización popular. La mayor parte de los partidos y movimientos de la oposición llamaron al boicot el sábado, como lo habían hecho ya en el referéndum para la reforma de la Constitución en noviembre de 2020 y las elecciones presidenciales celebradas en octubre de 2019. Las otras dos citas con las urnas de la etapa post-Bouteflika terminaron con tasas de participación del 39,88% y del 23,3% respectivamente.

“El rechazo popular mayoritario en estas elecciones se debe principalmente a la falta de confianza de la sociedad en el discurso de la autoridad, que trata de presentar el escenario como el de la era de la nueva Argelia, pero la verdad está lejos de esta percepción en razón de manifestaciones y prácticas que no han cambiado desde hace décadas”, asegura a La Razón el analista y periodista argelino Oualid Kebir. Wilayas (provincias) como Bugía, Buira y Tizi Uzu, en la Cabilia -la región septentrional tradicionalmente más contestataria para el régimen argelino-, no llegaron ni al 1% de participación en los comicios anticipados a la Asamblea Popular Nacional de este sábado.

“Las elecciones han estado precedidas de una represión terrible y de una ola de arrestos de militantes del Hirak [movimiento popular que reclama un sistema democrático]”, recuerda a este diario el especialista en relaciones marroquí-argelinas. “El régimen trata de cerrar el abismo que le separa del pueblo argelino, sobre todo después del boicot de las elecciones presidenciales. Las legislativas suponen un nuevo aplazamiento de un proceso democrático que dé la voz a los argelinos”, lamenta el especialista oranés afincado en la ciudad marroquí de Uchda, junto a la frontera con Argelia.

“He cumplido con mi deber electoral. Este ha sido el segundo jalón en el proceso de cambio y edificación de una Argelia democrática más cercana aún al ciudadano que antes”, aseveró, por su parte, el presidente argelino. Sin embargo, poco parece seducir a los argelinos la construcción del nuevo entramado institucional del pouvoir –que detentan militares y aparato securitario- a tenor de la abstención récord de las primeras legislativas post-Bouteflika, cuyo escrutinio definitivo, aseguran las autoridades locales, “llegará en los próximos días”.