El llanto en Instagram por las fotos sexuales que le sacó un empleado del aeropuerto

Un trabajador del aeropuerto de El Cairo ha sido condenado a trabajos forzosos y una multa económica por obtener imágenes de la espalda de la mujer

Basma Bishay publicó un vídeo a la salida del aeropuerto en el que denunciaba entre lágrimas ante sus seguidores en las redes sociales que un empleado del aeropuerto había tomado fotografías sin su consentimiento.
Basma Bishay publicó un vídeo a la salida del aeropuerto en el que denunciaba entre lágrimas ante sus seguidores en las redes sociales que un empleado del aeropuerto había tomado fotografías sin su consentimiento. FOTO: Instagram Instagram

Un tribunal de Egipto condenó a tres años de prisión “con trabajos forzosos” y a una multa de 20.000 libras (unos 1.276 dólares) a un empleado del aeropuerto internacional de El Cairo por sacar fotografías “de carácter sexual” a una viajera cuando aterrizó en la capital egipcia. El Tribunal de Delitos Menores de Nozha dijo que el empleado fue condenado a 3 años de cárcel en primera instancia y a una multa de 20.000 libras egipcias “por violar la dignidad de la vida privada” de una joven egipcia de 28 años, que se encontraba realizando los trámites a su llegada al aeropuerto.

De acuerdo con el comunicado de la corte, el acusado tomó “fotografías de carácter sexual” de la víctima y se ordenó la confiscación de su teléfono, con el que se tomaron las instantáneas. El incidente sucedió el lunes, cuando la víctima, Basma Bishay, publicó un vídeo a la salida del aeropuerto en el que denunciaba entre lágrimas ante sus seguidores en las redes sociales que un empleado del aeropuerto había tomado fotografías sin su consentimiento.

En el vídeo, que acumula ya 2,3 millones de visitas en Instagram, denunció que “un pervertido” había tomado una fotografía de su espalda, algo que llevó a la Fiscalía General a investigar los hechos tras la denuncia interpuesta por la joven y a ordenar la detención del presunto acosador al día siguiente.

Según la Fiscalía, los investigadores encontraron fotografías de la víctima y de otras chicas en el teléfono del acusado, en las que figuraban “partes del cuerpo” de mujeres “con la intención de obtener un beneficio de carácter sexual”.

El pasado agosto, el Parlamento egipcio aprobó una enmienda a la ley que tipifica los delitos sexuales para salvaguardar la identidad de las víctimas de acoso y violación para promover la denuncia por parte de las mujeres, que habitualmente se esconden detrás del anonimato en internet para evitar represalias.

En el último año ha surgido un movimiento apodado “MeeToo” egipcio en las redes sociales para denunciar actos de acoso o violencia contra las mujeres, temas que son habitualmente tabú en un país conservador como Egipto, donde la mayoría de violaciones o agresiones no se denuncian, según organizaciones de derechos humanos.