Aplastante victoria del ultraconservador Ebrahim Raisi en Irán

El ex jefe del Poder Judicial suma 17,8 de los 28,6 millones de votos en unos comicios marcados por una alta abstención

Ebrahim Raisi tras votar el viernes en una mezquita
Ebrahim Raisi tras votar el viernes en una mezquitaABEDIN TAHERKENAREHEFE

Con más del 90% del voto escrutado en las elecciones celebradas el viernes en Irán, se dio por hecho que el ultraconservador Ebrahim Raisi, candidato favorito e impulsado por el ayatolá Ali Jamenei, resultó claro vencedor.

A esa altura del recuento, el ex jefe de la judicatura iraní –directamente involucrado en una masiva ejecución de disidentes en 1988- obtuvo 17,8 de los 28,6 millones de votos registrados, según datos ofrecidos por el Ministerio del Interior. Ante la apatía generalizada, se extendió dos horas más el plazo para votar (hasta las 2 de la madrugada), ante el temor de que no se llegaría ni a un 50% de participación.

Raisi tenía la victoria cantada, tras la descalificación de varios contendientes por orden del máximo líder supremo. Abdolnasser Hemmati, el moderado que aspiraba a dar continuidad a la línea del ya ex presidente Hasan Rohani, cosechó 2,4 millones de votos, y quedó en tercer lugar.

“Espero que la administración que liderarás haga enorgullecer a la República Islámica de Irán, mejore la economía y las condiciones de vida de nuestra nación”, escribió Hemmati congratulando al vencedor. El segundo clasificado fue el halcón Mohsen Rezaei, ex comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria, que obtuvo 3,3 millones de votos.

El nuevo presidente tomará posesión del cargo en agosto, y la gran incógnita es ver cómo afectará la vuelta de los radicales al Ejecutivo en plena negociación con las grandes potencias para el reingreso de EE UU al pacto nuclear. La prioridad de Teherán es lograr desmantelar las duras sanciones económicas impuestas por la Administración Trump en 2018, pero la vía diplomática por la que apostó el ex presidente Rohani queda ahora en entredicho.

En un mensaje protocolario, el presidente en funciones agradeció al líder supremo por su “gloriosa participación, que ayudó a doblegar a los enemigos que pretenden el mal para nuestra nación”. Después, el propio ayatolá afirmó que “apreció la oportunidad de servir al país y la nación, siempre me acompañan los buenos deseos de Dios”.

El todavía ministro de Exteriores, Javad Zariff, alegó que la retirada de las sanciones norteamericanas se logrará durante los días finales del mandato de Rohani. “EE UU no puede conseguir lo que no logró mediante la guerra económica contra Irán. Estamos cerca de un entendimiento mutuo, pero todavía no está cerrado”, afirmó.

Apatía de los electores

Buena parte del pueblo iraní afrontó con desidia y apatía las elecciones. Tras la presentación de unas 600 candidaturas –incluyendo 40 mujeres-, la oferta quedó limitada a solamente siete candidatos, todos ellos masculinos. De esos siete, tres se retiraron a último minuto, dejando solo cuatro opciones disponibles. En este contexto intervencionista sobre la elección de candidatos, la victoria de Raisi estaba cantada.

A diferencia de las largas colas vividas en las elecciones de 2017 –con un 73% de participación-, ayer muchos colegios electorales lucían vacíos. Según la agencia Ap, en un centro de votación de Teherán, el clérigo de la mezquita aprovechaba para jugar a fútbol con un muchacho, mientras los funcionarios se echaban la siesta en los jardines. En otro colegio electoral, los trabajadores mataban el tiempo mirando videos en sus Smartphone.

“Mi voto no servirá para cambiar nada, Raisi recibirá la mayoría de apoyos y Hemmati no dispone de margen de maniobra necesaria”, dijo la joven Hediyeh, de 25 años. “No tengo candidato que me represente”, añadió.

El comerciante Saeed Zareie se pronunció en la misma línea: “vote o no, ya había alguien elegido previamente. Organizan las elecciones solo de cara a los medios”. Pero la enfermera Sahebiyan, que apostó por el favorito Raisi, espera que el nuevo líder “logre el progreso del país, y lo salve de la depravación económica, cultural y social”. El vencedor prometió luchar contra la corrupción, ayudar a los pobres y construir millones de apartamentos para familias de ingresos bajos.

Desde la imposición de la Revolución Islámica en 1979, el régimen teocrático de los ayatolás defendió la alta participación en las elecciones presidenciales como signo de legitimación del sistema. Pero la descalificación de candidatos reformistas y continuistas del moderado Rouhani, así como la grave crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus, alentaron el alto abstencionismo. Los positivos por covid-19 no dejan de crecer, y ya son más de 82.000 fallecidos en Irán.

Con la incertidumbre sobre qué ocurrirá con las sanciones económicas, la elección de Raisi supone la llegada del primer presidente sobre el que pesan sanciones personales impuestas por EE UU. Le acusan por su rol al frente de la justicia iraní, de las que más penas de muerte dictaminan en el mundo.

A pesar de que el sector ultraconservador ve a Washington como el “Gran Satán”, la urgencia económica nacional llevó a todos los candidatos, incluidos el vencedor Raisi, a proclamar que Irán debe seguir por la senda diplomática para lograr la eliminación de las sanciones. Ahora, el futuro inmediato del régimen de los ayatolás pasa por Viena.