Confesiones del capitán del portaaviones Queen Elizabeth: “Los rusos quieren ver cómo son nuestros cazas F-35 y se acercan″

Aviones y barcos rusos, británicos y estadounidenses desplegados en el Mediterráneo se acercan amistosamente en sus respectivas misiones en Oriente Medio

Un avión de combate F-35 en el barco USS Essex
Un avión de combate F-35 en el barco USS Essex FOTO: US NAVY REUTERS

El portaaviones más moderno de Reino Unido, el HMS Queen Elizabeth, ha asumido la “mayor parte” de las operaciones contra el grupo Estado Islámico en Irak, según dijeron los comandantes navales del Reino Unido. También ha despertado el interés de los aviones de combate rusos, que tratan de vigilar el avión F-35 de vanguardia en un juego del “gato y el ratón” con pilotos británicos y estadounidenses.

Hablando a bordo del portaaviones de 65.000 toneladas en su primer despliegue, el capitán Steve Moorhouse dijo que Reino Unido está llevando a cabo la mayoría de las misiones para eliminar los restos del EI en Irak mientras Estados Unidos se centra en su retirada de Afganistán. “En este momento, estamos asumiendo la mayor parte de esa operación sobre Irak“, dijo Moorhouse a los periodistas.

Es la primera vez que un portaaviones del Reino Unido apoya operaciones militares en vivo en tierra en más de dos décadas, lo que viene a proyectar el poder militar británico a escala global. Moorhouse señaló que la embarcación ofrece al Reino Unido flexibilidad sobre cómo realizar operaciones militares en el extranjero y “mantiene en alerta a los que desean causarnos daño”.

El portaaviones británico HMS Queen Elizabeth en el Mediterráneo
El portaaviones británico HMS Queen Elizabeth en el Mediterráneo FOTO: Petros Karadjias AP

También añadió que el Mediterráneo oriental se ha vuelto una zona más “congestionada y disputada” durante la última década debido a la presencia militar rusa en Siria, lo que genera encuentros habituales con barcos y aviones de combate rusos. “Nos estamos juntando con las actividades rusas, no de una manera peligrosa o agresiva, pero has de saber que tienes a otras personas aquí actuando sobre el agua y el espacio aéreo”, dijo Moorhouse, quien agregó que un buque de guerra ruso se ha acercado a 10 kilómetros del portaaviones.

El capitán insistió en que los pilotos rusos, británicos y estadounidenses tienen un “sano respeto mutuo” y que su conducta ha sido “absolutamente profesional” desde que el portaaviones inició operaciones contra el Estado Islámico el 18 de junio.

El capitán James Blackmore, que comanda los ocho aviones británicos F-35 y los 10 helicópteros a bordo del portaaviones, dijo que los pilotos del Reino Unido y Rusia se han acercado a una “distancia visual” el uno del otro. “Es esa posición del gato y el ratón, es lo que esperamos en esta región del mundo. Y como puede imaginar, es la primera vez que los F-35 entran en el Mediterráneo oriental“, dijo Blackmore. “Rusia quiere ver cómo son, quieren ver cómo son nuestros aviones”.

El F-35 de última generación, armado con misiles aire-aire y bombas guiadas por láser, se está utilizando sobre Irak para buscar otros aviones o drones no tripulados, apoyar a las tropas en tierra y llevar a cabo vigilancia con sus sofisticados sensores y sistemas de radar. “Es un avión de quinta generación con un conjunto de sensores y radares enormemente capaces, y eso es lo que trae. Así que son los ojos y los oídos lo que ofrece “, dijo Moorhouse.

El HMS Queen Elizabeth y sus barcos de apoyo, que incluyen al destructor estadounidense The Sullivans, permanecerán en el Mediterráneo oriental durante dos o tres semanas antes de pasar por el Canal de Suez para continuar con un despliegue de siete meses y medio en India, Corea del Sur y Japón. El portaaviones también tiene a bordo 10 aviones estadounidenses F-35 del Escuadrón de Ataque de Combate 211 del Cuerpo de Marines que llevan a cabo operaciones bajo el mando británico.