Occidente conmina a Rusia a que devuelva Crimea a Ucrania

Zelensky bloquea el acceso a Internet a una docena de medios de habla rusa en el país

En total, las medidas restrictivas afectarán a 12 empresas rusas, que se han ido clausurando a lo largo de las últimas horas
En total, las medidas restrictivas afectarán a 12 empresas rusas, que se han ido clausurando a lo largo de las últimas horas

Ucrania ha reforzado su política de censura a los medios rusos que operan en internet con un nuevo empujón nada virtual. El presidente del país, Volodymyr Zelensky, ha materializado en las últimas horas, a golpe de decreto presidencial, el cierre de varias páginas de internet rusas tras la decisión del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional del país (NSDC) de bloquear el acceso a varias empresas de su vecino del este.

En total, las medidas restrictivas afectarán a 12 empresas rusas, que se han ido clausurando a lo largo de las últimas horas, una de ellas es el gigante de la comunicación rusa Rostelecom, a la que han seguido sitios de información en ruso como Moskovsky Komsomolets y Versiya.

Además, las restricciones afectarán a Business News Media JSC, así como a su sitio web Vedomosti, la Historical Perspective Research Foundation, la Mutual Assistance Association for Charitable Assistance y otras organizaciones que venían prestando su labor informativa a los millones de hablantes rusos que viven en Ucrania. Medios rusos no descartan que dicha lista se vaya ampliando en el transcurso de la semana y desde Moscú ya se lamentan de un maltrato a la información impropio de un país democrático. No es la primera vez que Ucrania dificulta el acceso a medios de lengua rusa dentro de su frontera, en la historia reciente de esta ex república soviética se ha venido limitando el fomento del idioma ruso de manera gradual.

El pasado 16 de julio entró en vigor en Ucrania la nueva ley de regulación de idiomas, que prioriza el ucraniano en la vida pública del país intentando consolidarlo como única lengua del estado, algo que ya criticó la portavoz del ministerio de Exteriores ruso, Maria Zakharova. ‘Las autoridades ucranianas celebran solemnemente el Día de la Constitución de su país, pero se olvidan del incumplimiento de sus numerosas disposiciones; en particular, de la protección del ruso y otros idiomas’, declaró la representante en su canal de Telegram, recordando que el artículo 10 de la ley de leyes de Ucrania establece que el libre desarrollo, uso y protección del ruso y otros idiomas de las minorías nacionales de Ucrania están garantizados. Desde entonces, Ucrania prohíbe la retransmisión de programas de televisión o películas en lengua rusa y obliga a las editoriales del país a publicar, al menos, un 50% de los libros en ucraniano.

La relación entre Kiev y Moscú pasa en estos momentos por su momento más tenso, precisamente cuando se cumplen 30 años del golpe de estado que les impidió seguir formando parte del mismo país al desaparecer la Unión Soviética.

La guerra del Donbás al este de Ucrania y la adhesión de Crimea a la Federación de Rusia, tras el referéndum de 2014, han deteriorado la relación de dos países que comparten unas profundas raíces históricas. Ayer mismo, el presidente Zelensky encabezó la reunión internacional para la Plataforma de Crimea, creada en septiembre de 2020 con el objetivo de que esta península vuelva a formar parte de Ucrania y aseveró que, sobre la base de los resultados de la cumbre constituyente de la Plataforma de Crimea, se firmará una declaración conjunta, que estará abierta a la adhesión de otros estados y creará una base política sólida para el trabajo futuro.

A la reunión asisten 44 países y organizaciones internacionales. La delegación de Estados Unidos está encabezada por la secretaria de Energía, Jennifer Granholm. Los tres estados bálticos, así como Eslovenia, Polonia, Hungría, Moldavia y Finlandia, estarán representados por presidentes, mientras que Georgia, Rumania, Croacia y Suecia estarán representados por primeros ministros. Suiza y la República Checa enviarán oradores parlamentarios a Kiev. Las delegaciones de otros 14 países, entre la que se encuentra España. estarán encabezadas por ministros de Relaciones Exteriores. El propio Zelensky propuso invitar a Rusia como “participante de pleno derecho en la plataforma de Crimea”.

“Si esta plataforma le interesa tanto, invitamos a la Federación de Rusia a unirse a la Plataforma de Crimea para trabajar conjuntamente formas de desocupar Crimea y corregir su trágico error histórico”. La reacción rusa no se ha hecho esperar, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó que Moscí considera esta cumbre “no es amiga de Rusia”, mientras que el ministro de Exteriores ruso, Serguey Lavrov, la ha calificado de “aquelarre”.

“Occidente seguirá mostrándose indulgente con los ánimos neonazis y raciales de las actuales autoridades ucranianas”, ha apostillado el máximo representante de la diplomacia rusa. En la reunión de la Plataforma se han anunciado como prioritarias cinco medidas: ampliar las sanciones contra Rusia, garantizar la seguridad en las regiones de los mares Negro y Azov, proteger los derechos de Crimea, superar las consecuencias ambientales y económicas de la anexión de Crimea a la Federación de Rusia, así como consolidar la política internacional de no reconocimiento del “intento de anexión de Crimea”.