Australia rompe un contrato con París para comprarle ocho submarinos nucleares a EEUU

Estados Unidos, Reino Unido y Australia han firmado una alianza estratégica para hacer frente a China en el Indo-Pacífico

Modelo de submarino francés Attack rechazado por Australia
Modelo de submarino francés Attack rechazado por AustraliaDCNSDCNS

El Gobierno de Francia ha afeado el pacto entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos que, entre otros aspectos, autoriza el acceso del país oceánico a tecnología para el desarrollo de submarinos nucleares, dejando de lado así el acuerdo que Canberra tenía con París para este fin. El presidente de EEUU, Joe Biden, anunció el miércoles una nueva alianza de seguridad de Estados Unidos con Australia y Reino Unido que ayudará a equipar a Australia con una flota de submarinos nucleares. El acuerdo convertiría a Australia en el primer país sin armas nucleares en obtener submarinos de propulsión nuclear.

De este modo, Australia ha roto el acuerdo que tenía con Francia para la fabricación de submarinos de diseño francés, algo que ha recibido la rápida respuesta de la diplomacia francesa, pues tanto el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves le Drian, como la encargada de la cartera de Defensa, Florence Parly, han emitido un comunicado conjunto en el que lamentan este hecho. “Es una decisión contraria a la letra y al espíritu de la cooperación que prevaleció entre Francia y Australia, basada en una relación de confianza política como en el desarrollo de una base industrial y tecnológica de defensa de altísimo nivel en Australia”, han afeado.

Jean-Yves Le Drian fue más allá y denunció que el anuncio de Joe Biden sobre una alianza con Australia, que supone romper un importante contrato de venta de submarinos franceses, se parece a lo que hacía Donald Trump. “Esta decisión unilateral, brutal, imprevisible, se parece mucho a lo que hacía el presidente Trump”, denunció Le Drian en una entrevista a la emisora France Info en la que insistió en que “esto no se hace entre aliados” y tendrá consecuencias.

Desde el Gobierno francés han apuntado que tan solo pueden “observar y lamentar” el hecho de que este movimiento se haya llevado a cabo en un momento en el que la región indo-pacífica se enfrenta a “desafíos sin precedentes” y cuando están en juego los “valores o el respeto por el multilateralismo basado en el estado de derecho”. “La lamentable decisión que se acaba de anunciar sobre el Future Submarine Program (FSP) solo refuerza la necesidad de plantear la cuestión de la autonomía estratégica europea alto y claro. No hay otra forma creíble de defender nuestros intereses y nuestros valores en el mundo, incluido el Indo-Pacífico”, han zanjado.

Australia ha decidido invertir en submarinos de propulsión nuclear estadounidenses y deshacerse de su contrato con Francia para construir submarinos diesel-eléctricos debido a un entorno estratégico cambiante, dijo el jueves el primer ministro Scott Morrison. El presidente Joe Biden anunció el miércoles una nueva alianza de seguridad de Estados Unidos con Australia y Gran Bretaña que desarrollaría una flota de submarinos de propulsión nuclear australiana.

Como resultado, Australia notificó a Francia que terminaría su contrato con DCNS, de propiedad mayoritaria estatal, para construir 12 de los submarinos convencionales más grandes del mundo. Australia ha gastado 2.400 millones de dólares australianos (1.800 millones de dólares) en el proyecto desde que los franceses ganaron el contrato en 2016.

Morrison dijo que la tecnología de submarinos nucleares de Estados Unidos no era una opción abierta para Australia cuando se alcanzó el acuerdo de 43.000 millones en 2016. Estados Unidos hasta ahora solo había compartido la tecnología con Gran Bretaña. Morrison añadió que le dijo al presidente francés Emanuel Macron en junio que había “problemas muy reales sobre si una capacidad submarina convencional” abordaría las necesidades estratégicas de seguridad de Australia en el Indo-Pacífico.

“Por supuesto que están decepcionados”, dijo Morrison. “Han sido buenos socios. Se trata de nuestro interés estratégico, nuestros requisitos de capacidad estratégica y un entorno estratégico cambiado y hemos tenido que tomar esa decisión”. El jefe de la Fuerza de Defensa de Australia, el general Angus Campbell, dio la bienvenida a los nuevos submarinos.

“Nuestro entorno estratégico se ha deteriorado”, dijo Campbell. “Ese entorno desafiante se está volviendo cada vez más desafiante y está listo para hacerlo en el futuro a un ritmo acelerado”. Australia aún no había decidido qué clase de submarino seleccionaría y no sabía cuánto costaría la flota nuclear de al menos ocho submarinos, dijo Morrison.

Pero Morrison dijo que el presupuesto de defensa de Australia crecería por encima del actual 2,2% del producto interno bruto. El primero de los submarinos Shortfin Barracuda de 97 metros (318 pies), un subdiseño francés adaptado, se entregaría en 2027. Morrison señaló que esperaba que el primero de los submarinos nucleares, que se construirían en la ciudad australiana de Adelaida, se construyera para 2040.