¿Qué se sabe de Lamo Sanjou, el líder de la banda “400 Mawozo” de Haití que amenaza con matar a miles de personas?

El grupo, que secuestró a un grupo de misioneros de Estados Unidos y de Canadá, asegura que está dispuesto a matar “si no consigue lo que necesita”

El orador que aparece en el vídeo, vestido con un traje morado, es reconocible como el hombre conocido en Haití con el alias de Lamo Sanjou, el líder de la banda 400 Mawozo, que, según las autoridades, está detrás del secuestro de los misioneros el fin de semana.
El orador que aparece en el vídeo, vestido con un traje morado, es reconocible como el hombre conocido en Haití con el alias de Lamo Sanjou, el líder de la banda 400 Mawozo, que, según las autoridades, está detrás del secuestro de los misioneros el fin de semana. FOTO: ADREES LATIF REUTERS

Un hombre haitiano que se identifica como el líder de la banda que secuestró a un grupo de misioneros estadounidenses y canadienses dijo en un vídeo publicado en YouTube el jueves que estaba dispuesto a matar a “estos estadounidenses” si no conseguía lo que necesitaba.

El orador que aparece en el vídeo, vestido con un traje morado, es reconocible como el hombre conocido en Haití con el alias de Lamo Sanjou, el líder de la banda 400 Mawozo, que, según las autoridades, está detrás del secuestro de los misioneros el fin de semana.

El periódico local Le Nouvelliste informó durante el día que el jefe de policía haitiano Leon Charles había renunciado, citando declaraciones anteriores del primer ministro Ariel Henry. El ministro de Justicia de Haití, Liszt Quitel, dijo esta semana que la organización criminal está exigiendo un rescate de $ 1 millón por cabeza por los misioneros secuestrados.

Los expertos en seguridad dicen que los 400 Mawozo comenzaron como una pequeña pandilla de ladrones, pero pronto se convirtieron en una de las infames organizaciones criminales de Haití, controlando áreas al este de la capital, Puerto Príncipe, y ahora son conocidos por cometer asesinatos, secuestros y extorsiones.

Los dieciséis estadounidenses y un canadiense -entre ellos cinco niños- se encontraban en un viaje organizado por la organización ChristianAid Ministries, con sede en Ohio. Los misioneros no aparecen en el vídeo. Reuters no ha podido confirmar de forma independiente la veracidad del vídeo ni cuándo se grabó. “Si no encuentro lo que necesito, a estos estadounidenses, prefiero matarlos a todos, y descargaré una gran pistola en la cabeza de cada uno de ellos”, dijo el hombre del vídeo.

El ministro de Justicia haitiano, Liszt Quitel, declaró a Reuters esta semana que los secuestradores exigían 1 millón de dólares por persona para la liberación de los misioneros. El secuestro de los misioneros ha centrado la atención mundial en el grave problema de los secuestros en Haití, que se ha agravado en medio de la crisis económica y política del país caribeño, que ha provocado una espiral de violencia.

El vídeo incluye imágenes de lo que parecen ser cinco muertos que yacen en ataúdes, a los que el hombre describió como “soldados caídos”, culpando de sus muertes al jefe de policía Leon Charles. “Leon Charles me hizo llorar, señores. Cuando me tocó a mí, lloré a mares, y cuando les haga llorar a ustedes, les haré llorar lágrimas de sangre”, dijo.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo a los periodistas que el vídeo era legítimo. “Si eres un secuestrador, tu trabajo es decir ese tipo de cosas”, dijo el funcionario. “Tenemos que trabajar con nuestros socios de las fuerzas de seguridad haitianas y con las familias y las instituciones para intentar que este proceso avance hacia una resolución segura”.

Epidemia de secuestros

Christian Aid Ministries dijo que estaba al tanto del vídeo, pero que no haría comentarios hasta que los negociadores de los rehenes determinaran que tales comentarios no pondrían en peligro el bienestar del grupo.

Este grupo se ha involucrado en el secuestro de varias personas, todas en grupo, según explica The New York Times. La banda controla la mitad de la capital haitiana. Sus integrantes violan mujeres y reclutan menores, a quienes obligan a golpear a los secuestrados, dando paso a una generación de delincuentes mucho más agresiva. La gente ha huido Croix des Bousquets, la zona visitada por los misioneros, y muchos ya fueron secuestrados antes.

La banda ha puesto el foco recientemente en las iglesias y los grupos religiosos y en abril pasado secuestró a un grupo de diez personas, entre ellos varios religiosos, dos de ellos franceses, que fueron liberados a finales de ese mes en un caso que precipitó la dimisión del entonces primer ministro haitiano, Joseph Jouthe. En aquel entonces, los secuestradores pidieron un millón de dólares como rescate, pero no se sabe si fue pagado.

Cuando el Primer Ministro Ariel Henry intentó el domingo dirigir una ceremonia de conmemoración de la muerte de uno de los padres fundadores de Haití, Jean-Jacques Dessalines, las bandas dispararon hasta que su delegación se retiró para celebrar la ceremonia en otro lugar.

Cherizier, conocido como “Barbacue”, apareció más tarde con un traje blanco y realizó una ofrenda floral en el lugar del asesinato de Dessalines, ocupando el lugar del primer ministro.

Protestas

La ira generalizada en Haití por el debilitamiento de la moneda, la inflación de dos dígitos, el aumento de la delincuencia y las acusaciones de corrupción contra funcionarios públicos han provocado protestas violentas, a veces mortales.

Los manifestantes bloquearon el jueves las calles de Puerto Príncipe con piedras y ramas de árboles, y quemaron neumáticos para protestar por la escasez de combustible.

Los conductores recorrieron las calles laterales de la capital, a menudo obligados a dar la vuelta tras toparse con las barricadas.

St Luc Lector, de 26 años, conductor de motocicletas en Petion-Ville, cerca de la capital, dijo que se unió a la protesta porque estaba enfadado por la búsqueda constante de combustible.

“Mi motocicleta es mi pan de cada día”, dijo. “Durante meses he tenido que luchar para encontrar gasolina cuando tengo que trabajar. Esta huelga es necesaria porque la vida es dura para nosotros como conductores de motocicletas” (Información de Gessika Thomas en Puerto Príncipe y BrianEllsworth en Miami, Información adicional de Brad Brooks ySimon Lewis, Edición de Rosalba O’Brien y Daniel Flynn)