Pedro Baños: “La historia demuestra que las potencias en la situación de EEUU se vuelven muy peligrosas”

El coronel del Ejército español no cree probable el estallido de una guerra en Ucrania. “La respuesta de EEUU fuerza a Rusia a tomar algún tipo de acción de corte militar”, sostiene

El coronel Pedro Baños
El coronel Pedro Baños FOTO: La Razón La Razón

El coronel del Ejército español Pedro Baños, analista en geopolítica y experto en defensa, seguridad y terrorismo asegura que la crisis actual con Rusia por el futuro de Ucrania revela la situación de debilidad de Estados Unidos y advierte de que históricamente las potencias que viven esta situación “se vuelven muy peligrosas porque intentan hacer todo tipo de esfuerzos para seguir manteniendo esa preponderancia mundial que habían tenido”.

Baños no cree que Washington acepte las demandas de Vladimir Putin para que la OTAN no pueda crecer hacia el este; sin embargo, descarta como improbable el estallido de una guerra abierta en Ucrania. El coronel publica estos días un nuevo libro “El poder. Un estratega lee a Maquiavelo(Editotial Rosamerón), una relectura personal del “Príncipe”.

EEUU no ha aceptado las condiciones planteadas por Rusia. ¿Qué puede hacer Putin, ¿desplegar misiles nucleares tácticos, una incursión en el este?

Estados Unidos está en una situación económica y social muy delicada, con el descrédito que le supuso la salida ignominiosa de Afganistán y el haber abandonado a sus principales aliados en el mundo. Ceder ante Rusia le hubiera perjudicado. Es probable que EEUU trate de dilatar esta situación en el tiempo, algo que le permita salvar la cara a Biden, y más pensando que en noviembre son las elecciones de mitad de término. Este escenario fuerza a Rusia a tomar algún tipo de acción de corte militar, aunque nada más sea de manera limitada en la región de Donbas, que ya está incorporada de facto a Rusia, con lo cual tendría una repercusión menor.

¿Cuál sería la reacción de Europa?

No creo que ningún país europeo se quisiera manifestar de una manera mucho más activa más allá del apoyo económico y envío de material militar, porque saldría perdiendo sin tener ninguna ventaja. EEUU tampoco intervendría, sino que llevaría alguna ayuda indirecta. En esta disputa geopolítica de EEUU y Rusia, Europa somos el sujeto pasivo y el campo de batalla.

¿Cree que puede estallar una guerra abierta entre las dos partes?

Lo que Estados Unidos pretendería es que los europeos nos implicáramos en este contexto. Hay países que están mucho más enfrentados a Rusia, muy próximos, empezando por los países del Báltico y Polonia. El objetivo es animar a estos países a que sean ellos los que lleven el enfrentamiento en las primeras fases. A EEUU, con la amenaza que le supone China, no le interesa entrar en una confrontación abierta, pero ahora mismo nada es descartable.

¿Qué armas se pueden usar en una hipotética guerra de este tipo?

Las armas nucleares tácticas a las que hizo mención tienen una potencia limitada, pero pueden ser empleadas con relativa probabilidad. Y luego están las armas tremendamente modernas como por ejemplo las armas de pulso electromagnético, que anulan los sistemas electromagnéticos del adversario. Hay muchas maneras de hacerse la guerra, no pensemos solamente en el envío de divisiones acorazadas y mecanizadas.

EEUU duda de Alemania como aliado por su cercanía a Moscú y en medios americanos se dice que es un socio desleal. ¿Qué piensa de la posición alemana?

No es solo Alemania dentro del contexto europeo el único país que busca discrepancias con lo que está intentado hacer EEUU. Hungría y Croacia también se muestran contrarios a esta presión hacia Rusia. No hay unidad de criterio en la UE. En el caso de Alemania, llama la atención que los Verdes se están manifestando desde hace tiempo contrarios a Rusia y a que se abra el gasoducto NordStream 2. Alemania desde la Segunda Guerra Mundial se ha mostrado al margen de veleidades belicistas. Hay una fuerte corriente pacifista y tiene sentido que el Gobierno no quiera manifestarse aunque sea simbólicamente enviando armas. Además, Alemania siempre ha tenido buenas relaciones con Rusia, entre otras cosas por el tema gasístico.

¿Ha hecho España lo correcto al enviar una fragata al mar Negro?

España es un país tremendamente generoso, somos quijotes, y muchas veces entregamos más sin esperar nada a cambio, pero por más que demos nosotros no significa que lo vayan a agradecer, y a las pruebas me remito.

¿Cree que la posición de EEUU en esta crisis revela su debilidad como superpotencia?

Sin lugar a dudas. Desde 1991 EEUU se creía omnipotente y ha hecho y deshecho a su antojo y sin embargo de repente se da cuenta que tiene grandes adversarios económicos y geopolíticos como China y otros rivales geopolíticos como es el caso de Rusia. La historia nos demuestra que las potencias en la situación de EEUU se vuelven muy peligrosas porque intentan hacer todo tipo de esfuerzos para seguir manteniendo esa preponderancia mundial que habían tenido. Luego hay algo de lo que no se habla y es que EEUU ha perdido la guerra en Siria, porque allí la ha ganado Rusia. Y eso es algo que EEUU no olvida, sobre todo los demócratas.

¿Ha dejado EEUU de ser un socio fiable?

EEUU ha salido de Afganistán sin conseguir ninguno de los objetivos que pretendía más allá de la eliminación de Bin Laden. Ha abandonado a todos sus aliados con el descrédito diplomático que supone. Abandonó a Ben Ali en Túnez, a Mubarak en Egipto y a Ghani en Afganistán. Además, su actual presidente, Biden, no está dando muestras de una gran fortaleza personal, algo que se traslada a la fortaleza como país; todo lo contrario de esa fortaleza que intenta trasladar Putin. Biden está cambiando casi todos los días su discurso en Ucrania. Dice que tiene 8.500 efectivos preparados y un día después dice que no enviará hombres a Ucrania. Eso no transmite la mejor imagen de un país que tiene graves problemas económicos y una gran fragmentación social y que está sufriendo todavía de forma muy notable las consecuencias de la pandemia.

¿La OTAN es el gran beneficiado de esta crisis con Rusia?

Le viene fenomenal a la OTAN para justificar su existencia e incluso justificar el aumento del gasto militar de los países miembros. Cuando estaba Trump se decía que la OTAN podría desaparecer. No es así. La OTAN es para EEUU un instrumento geopolítico de primera magnitud. Intervino en Afganistán aunque estaba fuera de su área de actuación porque se lo pidió EEUU. El que aporta la mayor parte del presupuesto es EEUU, y al final quien paga manda.

¿Es posible que se integre Ucrania a largo plazo en la OTAN?

Para que un país ingrese en la OTAN no basta con que sea soberano y que lo pida sino que todos los países miembros lo acepten. Ahora mismo podría encontrarse con la oposición de Croacia y de Hungría, así que no podría entrar.

Muchas veces las guerras empiezan por errores o incidentes no deseados.

Así es. Más allá de la voluntad de los dirigentes, puede surgir algún incidente que arrastre a otros a tomar medidas que ni ellos mismos esperaban. Rusia también perdería en una guerra, y si quiere entrar en un conflicto de alta intensidad tiene que tener posicionadas sus capacidades. Cuando EEUU quería atacar Irak en 2003 le llevó mucho tiempo preparar todo el despliegue logístico. Tampoco hay una movilización de reservistas dentro de Rusia. Otra cosa es una acción de falsa bandera, o de falsa bandera provocada por EEUU o las fuerzas ucranianas, y que hubiera una intervención militar dentro de Donbas, pero sería algo limitado.

¿Las sanciones económicas de Europa y EEUU a Rusia qué consecuencias tendrán?

Cualquier sanción que sigamos imponiendo a Rusia es un bumerán que nos va a perjudicar a la Unión Europea. En el caso de España ya nos ha supuesto grandes pérdidas económicas en el sector agrícola y ganadero porque hemos dejado de exportar a Rusia. Ahora se estaba recuperando tímidamente y eso se puede paralizar de manera completa. Estamos hablando de miles de millones de perjuicios para España, empezando por los barcos rusos que atracaban en Ceuta, que le dejaban dinero, y que ya no lo hacen porque la OTAN prohibió que España lo siguiera haciendo.

Todas las miradas están ahora dirigidas a Ucrania, pero ¿no cree que Taiwán y el nuevo papel asertivo de China allí supone una amenaza mayor para la seguridad mundial?

La rivalidad cada vez más enconada entre EEUU y China es el principal problema de la geopolítica actual. China, además, no acaba de manifestar un apoyo claro a Rusia por muchos motivos más allá de que dice que coincide con sus reivindicaciones. Taiwán es el verdadero punto de fricción por excelencia entre EEUU y China. Para China es parte de su país y, por tanto, algo irrenunciable. Y para EEUU, como no quiere perder en esa parte del mundo, argumenta lo de siempre, que va a defender la democracia en Taiwán y que hará cualquier esfuerzo para impedir que China incorpore a Taiwán en su territorio, así que ahí tenemos un punto extremadamente caliente. China no pretende una invasión militar, lo que está haciendo es intentar atraer a Taiwán a través de la economía. Quiere convencer a la isla de las ventajas económicas que tendría si se incorpora a su territorio y abandona el bando occidental, que en realidad es americano.