Ucrania pide a las compañías españolas romper lazos con los empresarios rusos

El ministro consejero de la embajada ucraniana en España asegura que con la invasión rusa “se han repetido las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial incluso de forma más violenta”

Matiuschenko, durante su intervención por videoconferencia en la jornada organizada por el Colegio de la Abogacía de Madrid
Matiuschenko, durante su intervención por videoconferencia en la jornada organizada por el Colegio de la Abogacía de Madrid FOTO: Javier Lizón EFE

La matanza de civiles en Bucha ha redoblado las voces que atribuyen a Rusia la comisión de crímenes contra la humanidad en la invasión de Ucrania. Unas voces a las que se ha sumado hoy la del ministro consejero de la embajada de Ucrania en España. En el Foro Justicia organizado por el Colegio de Abogados de Madrid, Dmytro Matiuschenko ha asegurado que “la responsabilidad de toda la comunidad internacional que comparte los valores por los que Ucrania está luchando ahora es hacer responder a Putin ante un tribunal internacional por los crímenes contra la humanidad que ha cometido”.

Una apreciación que ha compartido también el decano de los abogados madrileños, José María Alonso, que ha tildado de “tirano” al líder ruso y ha defendido que “como ha pasado con otros líderes y como pasó en el juicio de Nuremberg, ojalá veamos a Putin sentado respondiendo de lo que ha hecho”.

“En el siglo XXI todos pensábamos que las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial nunca volverían a repetirse -ha afirmado el número dos de la embajada ucraniana-, pero se han repetido incluso de forma más violenta”. Para el representante diplomático ucraniano Rusia se ha envalentonado y se ha lanzado a la invasión de su país tras la invasión rusa de Crimea en 2014, cuando “la respuesta de la comunidad internacional no fue tal y como debería haber sido”. Esa tibia respuesta, ha señalado, supuso “una invitación al Kremlin a seguir con su política agresiva”. “Ahora vemos el resultado”, ha lamentado.

Para Matiuschenko, lo sucedido en Bucha es un punto de inflexión psicológico. “Ahora es Bucha e Irpin, pero mañana serán otras ciudades”, dijo Matiuschenko, quien ha advertido que el ejército ucraniano se puede encontrar en Mariupol “mayores niveles de atrocidades y de violaciones de los derechos básicos de las personas” cuando la ciudad se recupere tras el repliegue ruso.

“Las consecuencias humanitarias van a durar mucho tiempo”

El diplomático confía en que la comunidad internacional aplique al Kremlin “las sanciones más duras”, pero ha hecho hincapié en la necesidad de que no solo se incauten propiedades a los oligarcas rusos, sino que también se utilicen esos activos incautados para apoyar militarmente a Ucrania y a sus ciudadanos desplazados por la guerra. Aunque más allá de las sanciones, considera necesario “llevar ante la Justicia internacional a Rusia y sus dirigentes”, para lo que insta a impulsar “actuaciones a nivel internacional para plantear los casos de crímenes de guerra en las cortes internacionales, como ya han hecho 42 países en la Corte Penal Internacional” ante la “grave violación del derecho internacional” por parte del Kremlin.

Matiuschenko avisa: “Las consecuencias humanitarias van a durar mucho tiempo. Tendremos que reconstruir Ucrania. Por eso el esfuerzo también debe centrarse en una perspectiva más amplia”. “Es muy importante seguir apoyando a Ucrania porque el pueblo ucraniano es el que más sufre y agradecemos mucho la ayuda militar, pero es importante seguir recibiendo apoyo en diferentes ámbitos”, ha recalcado el ministro consejero de la embajada de Ucrania, que incluso ha instado a las empresas españolas a romper lazos con empresarios rusos.

“El Ejercito ruso está desmotivado -ha subrayado-. No es tan temible como se pensaba”. Y tras recordar que en estos 40 días de guerra han muerto ya unos 19.000 soldados rusos, ha achacado el repliegue de su ejército “al fracaso de lo que pretendía ser una operación relámpago”. Eso sí, ha advertido que el Kremlin se concentrará ahora “en otras áreas del este y el sur de Ucrania”. “Nadie sabe qué va a ocurrir mañana. Lo importante es estar preparados”.

32.000 menores ucranianos han llegado ya a España

Matiuschenko ha explicado que de los 80.000 compatriotas que han llegado a nuestro país, alrededor de 32.000 son menores, que aunque mayoritariamente vienen acompañados de algún progenitor o familiar, en algunos casos son huérfanos o están desamparados. Unos casos en los que se ha tenido que extremar el celo para evitar que durante su huida fuesen presa de las redes de trata de personas -ha asegurado-.

El decano del Colegio de Abogados de Madrid -que ha puesto en marcha un corredor humanitario entre Varsovia y Madrid para prestar atención jurídica a los desplazados que llegan a nuestro país- ha calificado de “verdaderamente encomiable la respuesta de la abogacía madrileña” a la situación de emergencia generada por la guerra en Ucrania, centrada en ayudar con asistencia jurídica a quienes huyen de la guerra.

Daria Kvanevska, letrada ucraniana que se ha desplazado junto a otros dos abogados -Emilio Ramírez y Eugenio Ribón- a la frontera polaca para prestar esa ayuda legal a los refugiados sobre el terreno, ha advertido de que en su país se está desarrollando un combate crucial “por la seguridad del resto de Europa y del mundo”.