Europa

Macron intenta seducir a la izquierda desde Marsella

El presidente de Francia da un gran mitin ante unos 3.000 simpatizantes, en los jardines de Pharo

El presidente y candidato Emmanuel Macron
El presidente y candidato Emmanuel Macron FOTO: Laurent Cipriani AP

Con un discurso de marcado tono social y sobre todo, ecologista, el presidente de Francia, el liberal Emmanuel Macron, ha dado su mitin central de la segunda vuelta en Marsella. Claros guiños al 22% de electorado que en primera vuelta votaron por la izquierda de Jean-Luc Mélenchon que llegó como primera opción aquí en Marsella.

Ese electorado se ha convertido en el más codiciado en esta segunda parte de la campaña. Macron ha prometido a orillas del Mediterráneo un gobierno con un claro acento ecologista liderado por un primer ministro encargado directamente de esa transición ecológica y hasta dos carteras para la Energía.

Además, el presidente ha vuelto a prometer a los marselleses avanzar con su programa “Marseille en grand” que debería modernizar el transporte y escuelas de muchos puntos de la ciudad y para el cual trabaja estrechamente desde el año pasado con el alcalde socialista de la ciudad, Benoît Payan.

Resultados de la primera vuelta
Resultados de la primera vuelta FOTO: M. Roselló

El presidente alertó de nuevo contra los riesgos de que Marine Le Pen llegue al poder el próximo 24 de abril cuando se celebre la segunda vuelta de estas presidenciales. El de Marsella ha sido, según algunos medios franceses, el discurso “más ecologista” escuchado al presidente.

El liberal explicó que el próximo primer ministro se apoyará en dos ministros fuertes, uno ocupado de la planificación energética y otro de la planificación ecológica en los territorios, con el objetivo de convertir el país en la “primera gran nación que sale del gas, del petróleo y del carbón”.

La ecología ocupó la práctica totalidad del discurso del candidato, cuando la juventud, ecologistas y sectores de izquierda han recriminado la ausencia de debates sobre sostenibilidad y calentamiento global en esta campaña.

Macron, seguidor confeso del club de fútbol Olympique de Marsella, ha manifestado desde su primera elección en 2017 su cariño por esa ciudad sureña, popular y multicultural, una forma de mostrar sus vínculos en los territorios alejados de París.

El candidato liberal ha recibido el respaldo de varios políticos locales de la derecha para este encuentro, como el presidente de la región, Renaud Muselier, conservador del círculo del ex presidente Jacques Chirac, aunque este desplazamiento será sin duda la ocasión de atraer la atención de los 7,7 millones de votantes de Mélenchon.

El izquierdista obtuvo en esta localidad, la segunda más poblada de Francia, el 31,12 % de los votos, por delante de Macron (22,62 %) y de los ultraderechistas Marine Le Pen (20,89 %) y Éric Zemmour (11,10 %).

Se espera la participación de unas 3.000 o 4.000 personas en el encuentro de Macron con sus simpatizantes, en los jardines de Pharo, donde el candidato continuará con su campaña de conquista al electorado de izquierda tentado de no votar o votar en blanco el próximo 24 de abril.

Macron ha mostrado esta semana su disposición a “enriquecer” su programa con propuestas de los partidos de izquierda, en concreto de las medidas ecológicas que hasta ahora han sido consideradas insuficientes por el electorado progresista.

Además, ha multiplicado los anuncios sobre medidas sociales y otras directamente centradas en la mejora del poder adquisitivo, una de las principales cuestiones en esta campaña electoral.

En paralelo al encuentro, 77 colectivos del país han convocado manifestaciones contra la extrema derecha en ciudades como París, Niza, Perpiñán, Toulouse o Lille, entre otras. En París, se espera también a la misma hora una concentración anti-Macron, organizada por el antiguo número dos de Marine Le Pen, Florian Philippot.