Fiasco de las fragatas “made in China” compradas por la Armada de Pakistán

Los oficiales paquistaníes han detectado motores, sensores y radares con fallos que dificultan el desarrollo de misiones

La fragata PNS Zulfiqar de fabricación china operada por la Armada de Pakistán
La fragata PNS Zulfiqar de fabricación china operada por la Armada de Pakistán FOTO: La Razón La Razón

Las fragatas “made in China que la Armada de Pakistán incorporó a su flota en 2009 están generando problemas técnicos que traen de cabeza a oficiales y altos mandos militares paquistaníes. Se trata de cuatro fragatas F-22P adquiridas a China Shipbuilding Trading y Karachi Shipyard and Engineering Works que desarrollan misiones en el Mar Arábigo y el Océano Índico, presupuestadas en 750 millones de dólares según un acuerdo de 2005.

Las cuatro fragatas clase Zulfiquar, que desplazan 2.500 toneladas y tienen un sistema de propulsión convencional, fueron compradas por Pakistán para reforzar la defensa aérea, bloquear combatientes en superficies hostiles, allanamiento de comercio, patrullaje y protección de la zona económica exclusiva, por lo que van equipadas con misiles de largo alcance, tierra-tierra y tierra-aire.

Según ha contado Valerio Fabri en Geopolitica, la Armada de Pakistán ha reportado varios fallos que impiden un uso normal de los barcos. El primero del que se habla es un defecto en el dispositivo de imágenes a bordo del sistema de misiles FM90 debido a una indicación defectuosa en la pantalla. El sistema no puede bloquear el objetivo, de tal manera que los misiles lanzados son ineficaces.

Las fragatas están equipadas con radares SR 60, sensores esenciales utilizados para la búsqueda aérea y de superficie. Según la citada publicación, estos radares de búsqueda y rastreo han presentado fallos durante las transmisiones de alta potencia, lo que degrada su utilidad operativa. Además, los sensores infrarrojos IR 17 de los barcos estaban defectuosos y tuvieron que ser desinstalados.

Fabri también habla del problema en el motor principal diésel en las cuatro fragatas. Los oficiales paquistaníes detectaron una baja velocidad del motor debido a las altas temperaturas de escape. “Se apreció un alto nivel de degradación en el cárter y el revestimiento del motor, lo que perjudicó la química del refrigerante en los barcos. La degradación del aceite lubricante y el deterioro de los aisladores de vibración fueron otros fallos en los motores”, escribe Fabbri.

Los errores detectados también afectan al sonar ASO-94 a bordo de la fragata PNS Zulfiqar, que estaba detectando contactos falsos, causados por los altos niveles de ruido radiados por el barco, por lo que la fragata tuvo problemas durante un despliegue operativo en el Golfo de Adén. Al parecer, la pala de goma de babor de la fragata se desprendió, lo que provocó que quedara en tierra durante un tiempo.

También se registraron fallos en el cañón NG 16 de 76 mm, diseñado para enfrentarse a otros barcos y aeronaves y defenderse de los misiles antibuque. El citado informe revela que presenta numerosas fallas en las partes mecánicas y eléctricas.

Por último, se señala que la fragata de misiles guiados PNS Saif ha estado funcionando con un giroscopio estabilizador HP5 defectuoso desde su puesta en marcha. Esta pieza, que se encuentra a ambos lados del casco de un barco, evita el balanceo excesivo de la nave. Fabri revela que la firma china admitió que la falla fue causada por motores defectuosos de Gimball. Pero parece que estos motores aún no han sido reparados.

Las fragatas, junto con los destructores, son los buques de guerra más comunes en la flota de una armada, y se utilizan para escoltar y proteger a los buques más grandes, como portaaviones, para defenderlos de amenazas aéreas, tanto terrestres como submarinas. Para cumplir correctamente su misión de escolta y protección, las fragatas están equipadas con armas y sistemas de defensa avanzados.

Las limitaciones del tercer portaaviones chino

China acaba de lanzar al mundo un mensaje de avance tecnológico militar con la botadura de su tercer portaaviones, el Fujian, con 320 metros de eslora y un desplazamiento de 80.000 toneladas. Pese a los desarrollos novedosos que incorpora respecto a sus dos portaaviones previos, como la catapulta electromagnética, los expertos militares han señalado varias lagunas del Fujian. Como dice en Voice of America Huang Chung-ting, investigador del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional en Taipei, la tecnología de transporte de aviones del tercer portaaviones chino consume mucha energía y parte de ella podría funcionar mal en un escenario de guerra fuera de la cadena de la primera isla, lejos de los puertos chinos. La primera cadena de islas se extiende hacia el sur desde Japón a través de Taiwán y Filipinas hasta Indonesia.