Internacional

La imagen de Putin en el desfile del Día de la Victoria que hizo saltar las alarmas sobre su estado de salud

El mandatario de Rusia mostró algunos signos de su posible enfermedad

Putin en el desfile del Día de la Victoria en Moscú
Putin en el desfile del Día de la Victoria en Moscú FOTO: Mikhail Metzel AP

El presidente ruso, Vladímir Putin, no llegó a declarar hoy formalmente la guerra a Ucrania, como temían en Kyiv, pero sí defendió la campaña militar para derrotar al “nazismo” y garantizar la seguridad de Rusia ante la “amenaza” de la OTAN, con ocasión del Día de la Victoria sobre la Alemania nazi.

“El peligro aumentaba día a día”, dijo Putin. “Rusia ha dado una respuesta preventiva a la agresión. Fue forzada, oportuna y la única decisión correcta”.

Putin, que se dirigió a los 11.000 militares concentrados frente al mausoleo de Lenin, entre los que figuraban soldados recién llegados del frente en Ucrania, subrayó que su “deber” es “hacer todo lo posible para que no se repita el horror de una guerra mundial”. “La defensa de la patria siempre fue sagrada”, dijo el mandatario, haciendo hincapié en que los rusos combaten “en defensa de su patria”.

No se refirió a los detalles del campo de batalla, no mencionó la batalla potencialmente crucial por el vital puerto sureño de Mariupol y ni siquiera pronunció la palabra “Ucrania”. Aunque no aludió a la marcha de la “operación militar especial” en Ucrania, donde el Ejército ruso ha sido incapaz en dos meses y medio de combates de “liberar” el Donbás, sí culpó a la OTAN de obligar a lanzar un ataque “preventivo” para evitar una supuesta “agresión” contra sus territorios históricos en el este de Ucrania.

“El peligro iba creciendo cada día. Rusia realizó una respuesta preventiva, fue una medida necesaria y la única posible en esta situación. Fue una decisión de un país soberano, fuerte e independiente”, proclamó.

Al mandatario ruso se le pudo ver con una manta. Algo que hizo que volvieran a sonar las alarmas sobre su estado de salud. “Sobre sus piernas había una manta verde que le habían dejado cuando llegó por primera vez a la plataforma. Se movía y estaba inquieto, y la colocaba de un lado a otro”, dice el periódico The Sun.