Internacional

Foro

La OTAN alerta de una “guerra invisible” contra Rusia en el ciberespacio: “El desafío es real”

Stoltenberg pide a los aliados aumentar la cooperación para favorecer la “defensa colectiva” durante su intervención en un foro en Roma

La primera ministra italiania Giorgia Meloni junto con el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg este jueves en Roma
La primera ministra italiania Giorgia Meloni junto con el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg este jueves en RomaFABIO FRUSTACIAgencia EFE

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió que existe una “guerra invisible” en el ciberespacio emprendida por Rusia y pidió a los aliados aumentar la cooperación para favorecer la “defensa colectiva”, durante su intervención en un foro de ciberseguridad celebrado este jueves en Roma, tras el que se reunió con la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

“El desafío es real y está creciendo. Por eso nuestra estrategia de ciberdefensa es tan importante, los aliados deben invertir más y aumentar la cooperación. Es una parte vital de nuestra defensa colectiva”, defendió Stoltenberg.

El también ex primer ministro noruego explicó ante los expertos reunidos en este foro que pocas horas después de que las tropas de Rusia atacaran Ucrania el 24 de febrero, se registraron los primeros “ciberataques” contra el Gobierno de Ucrania, sus departamentos militares y hasta su red de ferrocarril para “impedir no solo el transporte de material militar al frente, sino también la evacuación de civiles”. “Lo intentaron pero fracasaron”, aseguró el secretario general de la OTAN, “gracias a que durante años la Alianza Atlántica trabajó para fortalecer las defensas ucranianas, permitiendo el acceso a la plataforma compartida de inteligencia contra el ‘malware’”.

Para la OTAN, el ciberespacio es otro campo de batalla más y por ese motivo apuesta por aumentar la colaboración con las empresas privadas en el campo tecnológico, como se está haciendo en Ucrania, donde la red de satélites del multimillonario Elon Musk garantiza la comunicación y el acceso a internet. En este sentido, Stoltenberg defendió que los países de la Alianza Atlántica seguirán apoyando a Kiev “el tiempo que sea necesario” porque “parte de la invasión rusa es una guerra invisible en el ciberespacio”.

El secretario de la OTAN señaló además que si se confirma que Rusia se retira de la ciudad de Jersón, como anunció este miércoles el Ministerio de Defensa ruso, será “otra victoria para Ucrania”. “Hemos tomado nota del anuncio de Rusia de retirarse de Jersón. Tenemos que ver cómo se desarrolla la situación sobre el terreno en los próximos días”, avanzó. De confirmarse, aseguró Stoltenberg, se trataría de una victoria que no habría sido posible sin la “tenaz” resistencia ucraniana y el apoyo de los aliados de la Alianza Atlántica, entre los que se encuentra Italia.

Lealtad de Roma

En una rueda de prensa conjunta con la primera ministra italiana, Stoltenberg destacó el liderazgo del país transalpino en misiones internacionales en Irak, Kosovo o Bulgaria. Un compromiso para la defensa colectiva que será cada vez más importante en un contexto como el actual. Por su parte, la jefa del Gobierno italiano, Giorgia Meloni, defendió la lealtad del país transalpino con sus aliados y aseguró que Roma mantendrá su apoyo a Kiev.

Italia es “una nación seria y leal; lo hemos demostrado hasta ahora y seguiremos haciéndolo”, aseguró Meloni, que aprovechó su primer encuentro con el jefe de la OTAN para manifestar su defensa de la “integridad territorial, soberanía y libertad” de Ucrania, a pesar de la posición ambigua de sus socios. Una lealtad que Stoltenberg agradeció a la primera ministra, al mismo tiempo que recordó que Italia juega “un papel clave” en la organización al tratarse de un miembro fundador.

La reunión era importante porque entre los socios del gobierno de coalición que lidera la primera ministra existen posiciones diferentes respecto al conflicto en Ucrania. En especial, la Liga de Matteo Salvini se ha expresado en contra de las sanciones a Moscú, mientras que el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, mantiene desde hace años una estrecha amistad con el presidente ruso, Vladimir Putin, de la que no reniega.