MENÚ
sábado 20 julio 2019
00:02
Actualizado

Muere el partisano que afirmaba ser el verdugo de Benito Mussolini

  • Imagen datada en 29 de abril de 1945, que muestra los cuerpos ajusticiados de Benito Mussolini y su amante, Clara Petacci
    Imagen datada en 29 de abril de 1945, que muestra los cuerpos ajusticiados de Benito Mussolini y su amante, Clara Petacci
Roma.

Tiempo de lectura 2 min.

16 de noviembre de 2015. 21:56h

Comentada
Roma. 16/11/2015

El expartisano italiano Bruno Giovanni Lonati, el soldado que dijo que fue el ejecutor del dictador italiano Benito Mussolini, ha muerto y sus funerales se oficiaron hoy en la ciudad de Brescia (norte de Italia).

Lonati, cuyo nombre de guerra era "comandante Giacomo", murió el domingo a los 94 años en la casa donde se había retirado tras jubilarse, informan hoy los medios locales.

Lonati publicó en 1994 un libro que contradecía la versión oficial del asesinato del Duce, que mantenía que el dictador fue fusilado el 28 de abril de 1945 por un pelotón de la resistencia tras ser capturado junto con su amante, Clara Petacci, en Dongo (norte de Italia), cuando intentaban huir a Suiza durante los últimos días de la guerra.

En su libro, "Quel 28 aprile. Mussolini e Claretta: la verità" ("Ese 28 de abril. Mussolini y Claretta: la verdad"), Lonati reconstruyó el día de la ejecución de Mussolini y afirmó que fue él quien apretó el gatillo por orden de los servicios secretos británicos.

Las declaraciones del "comandante Giacomo" llevaron en 2004 a la realización del documental "Mussolini: la última verdad", que revisó los puntos oscuros que aún existían sobre la muerte del dictador fascista y barajó la opción de que fuese asesinado por orden del entonces primer ministro británico, Winston Churchill.

El documental dio crédito a la tesis de Lonati, quien sostenía que mientras él mató a Mussolini, un tal "capitán John", oficial de los servicios británicos de origen siciliano y cuyo nombre real sería Roberto Macarrone, fue quien ejecutó a su amante.

El objetivo de la operación era, según el expartisano, recuperar para el Gobierno británico las cartas secretas que el dictador italiano supuestamente había intercambiado con Churchill y que Londres quería evitar a toda costa que salieran a la luz pública. Efe

Últimas noticias