Ni cremas ni tratamientos, la solución para una piel limpia y cuidada está en tu despensa: el café

Sí, has oído bien.

Katy Tomei para Unsplash
Katy Tomei para UnsplashKaty Tomei para Unsplash

Además de ser nuestro gran aliado cada mañana, sino difícilmente podríamos empezar el día activos y con energía, el café también es un ingrediente muy efectivo en el cuidado de la piel. Quizás nunca habías pensado sobre ello o directamente no podías imaginarlo más allá de tu taza de desayuno pero las propiedades del café son múltiples: tiene efectos antiinflamatorios perfectos para calmar la piel, ayuda a eliminar las células muertas, es clave para recuperar la elasticidad, y además es un eficiente antioxidante que protege la piel del envejecimiento prematuro.Todo ello ha provocado que este producto haya dado el salto de la despensa a nuestra rutina de belleza.

Desde hace tiempo, el café se utiliza en cosméticos de todo tipo para combatir celulitis o desinchar ojeras pero es sin duda como exfoliante donde ha logrado despuntar. Gracias a las propiedades anteriormente nombradas, aplicar café por el cuerpo conseguirá dejar una piel revitalizada y brillante. ¡Es perfecto!

Nathan Dumlao @nate_dumlao para Unsplash
Nathan Dumlao @nate_dumlao para UnsplashUnsplash

Ahora que estamos en cuarentena, que la piel puede sufrir las consecuencias del encierro y que el tiempo no es un problema, te dejamos algunas pautas para que tú misma puedas realizar un exfoliante casero con el café como protagonista.

Es fácil y sencillo, tan solo necesitas café molido y aceite de oliva, dos ingredientes fundamentales en cualquier hogar. Mezcla una gran cucharada de ambos en un recipiente hasta dar con una masa homogénea perfecta. Tras ello deberás aplicarlo en el cuerpo mediante movimientos circulares, dejarlo algunos minutos y retirarlo con agua templada. ¡Y listo!

bruce mars @brucemars para Unsplash
bruce mars @brucemars para UnsplashUnsplash

Puedes repetirlo una vez por semana, si tu tipo de piel es grasa o mixta, o dos veces al mes si por el contrario tu piel es sensible. Eliminarás puntos negros, pequeños granitos y sobre todo células muertas, y además resulta clave para abrir los poros y que cremas o productos que apliques después impregnen mejor. ¿A qué esperas para lucir una piel perfecta?