Guía de estilo para llevar las botas de agua: el calzado comodín para los meses de invierno (y para quienes viven en el norte de España)

Y no solo para los días de lluvia.

Instagram @luciabarcenaInstagram @luciabarcena

¡Las botas de agua están de vuelta! Tras varios años en un segundo plano, incluso para muchas olvidadas en el fondo del armario, el calzado óptimo para los días de lluvia ha logrado despuntar de nuevo en las calles de todo el mundo de forma totalmente inesperada. Influencers, celebrities y amantes de la moda de lado a lado del globo terráqueo han apostado por este tipo de calzado desde que diera comienzo el otoño, demostrando no solo su poder con cualquier estilismo propio de esta estación sino su acierto más allá de los días grises.

Puede parecer complicado integrar las botas de agua en conjuntos del día a día, pero nada más lejos de la realidad. Dado el gran abanico de opciones con el que contamos hoy en día, desde las más clásicas en tono verde y caña alta, hasta versiones atrevidas y originales de estilo botín o con todo tipo de estampados, incorporarlas a nuestros estilismos es realmente sencillo. ¿No te lo crees? Aquí van algunos consejos tomados de las que más saben de moda para llevar las botas de agua más allá de los días de lluvia y acertar.

Botas de agua con vestidos cortos: La combinación es realmente atractiva, por no hablar del efecto visual que consigue. ¡Vivan las piernas largas!

Por encima de leggings o diseños ajustados: De la misma manera que sumas botas de caña alta de piel a tus outfits del día a día puedes hacer lo propio con este tipo de diseños. Lejos de lo que podrías imaginar, sí funcionan.

Botas de agua con mom jeans y pantalones de corte recto: Resulta ideal para aquellas botas más bajas, podrás crear propuestas con las últimas tendencias como protagonistas.

Con minifaldas o shorts: Al igual que los vestidos, este tipo de prenda consigue potenciar la figura y alargar la silueta. Una opción más que perfecta para los meses de frío.