Por qué la muerte de Virgil Abloh deja huérfano al mundo de la moda

El diseñador de “Of White” y la línea masculina de Louis Vuitton fallecía ayer a los 41 años.

El diseñador de “Of White” y la línea masculina de Louis Vuitton fallecía ayer a los 41 años
El diseñador de “Of White” y la línea masculina de Louis Vuitton fallecía ayer a los 41 años FOTO: @virgilabloh

Últimamente parece que el mundo de la moda está perdiendo a grandes símbolos. La muerte de Karl Lagerfeld o de Alber Elbaz suponían un duro golpe para los amantes de la Alta Costura y de cualquiera que ame esta industria. Pero si bien su desaparición fue algo prematura, al menos podemos decir que demostraron todo su potencial en el tiempo que estuvieron al frente de marcas tan icónicos como Chanel y Lanvin respectivamente. Sin embargo, la marcha de Virgil Abloh ha sido si cabe más dura. Quizás porque le quedaba mucho por hacer y estaba al inicio de una andadura que empezaba a cambiar todos los códigos previamente establecidos.

Sin grandes estridencias pero muy pegado a la realidad, y especialmente al estilo urbano, Abloh consiguió el hito de posicionar su firma “Of White” como la firma más popular durante dos años seguidos según el informe del portal Lyst. Su marca fue precisamente su laboratorio de ideas y experimentación. Algo que ya comenzó en Pyrex Vision, en el año 2011, donde compraba ropa de Ralph Lauren barata en la que estampaba sus diseños, para luego revender las prendas por más de 500 dólares. Una idea que le acabó sentando ni más ni menos que en el trono de la línea masculina de Louis Vuitton, y en lo que tuvo mucho que ver el rapero Kanye West, al que conoció durante unas prácticas en Fendi y que le reclutó después para su propia agencia creativa DONDA, donde se encargó de la imagen y concepto de su álbum Watch The Throne.

El diseñador de Illinois consiguió llevar su concepto de moda urbana y deportiva a la pasarela, pero no cómo algo puntual ni por una tendencia pasajera, no. Su idea era equipararla a las creaciones más depuradas y sofisticadas, defendiendo una sencilla camiseta blanca como la prenda primigenia de cualquiera de sus colecciones. Pero su punto rapero con referencias a la estética del hip hop estaba en presente en forma de frases, como las que añadió a los objetos de decoración que creó con Ikea o la que estampó al ya icónico vestido de novia de Hailey Baldwin en su boda con otro referente del mundo de la música, Justin Bieber. Esa creación fue quizás la demostración más evidente de cómo Abloh podía conjugar en su cabeza la delicadeza del encaje con un toque diferenciador que tenía enamoradas no solo a insta models como Kendall Jenner o las hermanas Hadid, si no al mundo entero.

En 2018 empezó su ya corta carrera como director creativo de la firma emblemática Louis Vuitton en su línea masculina, siendo la primera persona afrodescendiente en dirigir la línea de hombre y también uno de los pocos diseñadores de etnia negra en tener una posición en una casa de moda francesa importante. Pocas veces el mundo de la moda ha estado tan pendiente de las colecciones masculinas desde su llegada, solo comparable al boom que supuso Heidi Slimane en Dior. Los expertos auguraban un futuro más que brillante por delante. Futuro que ahora ha truncado el cáncer de manera repentina a los 41 años. Y los amantes de la moda ahora solo podemos llorar su pérdida.