Olivier Rousteing, el diseñador de Balmain, sorprende al mundo de la moda contando su terrible desgracia en las redes

El modisto francés es el preferido de celebrities como Kim Kardashian y Kendall Jenner.

Olivier Rousteing sorprende al mundo de la moda al contar su terrible accidente en su cuenta de Instagram
Olivier Rousteing sorprende al mundo de la moda al contar su terrible accidente en su cuenta de Instagram FOTO: @olivier_rousteing

Hace apenas unos días y con motivo de a Semana de la Moda, París se vestía de gala para acoger a los mejores diseñadores del mundo, junto con las mejores modelos, las celebrities mejor vestidos y cantidad de expertos en moda (influencers entre ellos). Pero un evento que brilló por encima de los demás y que no ha parado de acaparar titulares: la celebración de los 10 años de Olivier Rousteing al frente de la firma Balmain.

Con motivo de tal aniversario, el diseñador de Burdeos llamó a algunos de los rostros más emblemáticos de las pasarelas de los años 90, que allí acudieron rápidas a su llamada: Carla Bruni, Naomi Campbell y Milla Jovovich se convertían en modelos de excepción de las nuevas propuestas para la primavera verano 2022 de la marca francesa. La alegría de Rousteing era patente, y pocos podían imaginar el calvario por el que había pasado un año antes.

Sin que nadie lo esperase, Olivier publicaba en el día de ayer una emotiva carta en su cuenta de Instagram, donde relata el terrible episodio que sufrió tras explotar la chimenea de su casa. El diseñador se despertó al día siguiente en el Hôpital Saint Louis de París lleno de quemaduras y graves lesiones. Un accidente que, según él mismo afirma, ha tratado de mantener en secreto, incluso a su círculo más cercano, por sentirse avergonzado en esa obsesión por la perfección que rodea al mundo de la moda, y que le llevaba a esconder sus heridas a base de mascarilla, jerséis de cuello alto, mangas largas e incluso cantidad de anillos en sus dedos.

Pero tras relatar este calvario, el diseñador también da un mensaje de esperanza y de sanción, cosa a la que le ayudó enormemente su último show, que vivió como una especie de resurrección personal. ¡Nunca, nunca se rindan! Siempre sale el sol después de la tormenta, acaba a forma de lema y canto a la vida.