Ricardo Gómez, el candidato de todos

Tras su paso por «Cuéntame cómo pasó», su nominación al Goya a Mejor Actor Revelación le da la bienvenida al cine por la puerta grande. Esta noche desfilará por primera vez en la alfombra roja y nos adelanta el «look» que ha elegido para ese momento especial.

  • Para darle un toque moderno el patrón es más ajustado por arriba y en el pantalón
    Para darle un toque moderno el patrón es más ajustado por arriba y en el pantalón

Tiempo de lectura 4 min.

04 de febrero de 2017. 11:14h

Comentada
3/2/2017

Si esta noche pronuncian su nombre en la gala de los Goya habrá más de un hogar donde darán un pequeño bote de alegría y se tomarán el premio como suyo. A Ricardo Gómez mucha gente lo considera ya como de su familia, y es que tras 17 años colándose por el televisor en la serie «Cuéntame cómo pasó» ha creado lazos con millones de personas de este país. Carlos Alcántara, a quien interpreta, es un personaje con el que mucha gente se sintió identificada y no se puede negar que ya figura en la historia de la televisión al mismo nivel que aquel Chencho de «La gran familia» de Fernando Palacios.

Ricardo está nominado como Mejor Actor Revelación (y eso que lleva casi 20 años trabajando) por la película «1898. Los últimos de Filipinas», un largometraje de Salvador Calvo (nominado a Mejor Dirección Novel) donde comparte pantalla con Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Carlos Hipólito, Eduard Fernández y Karra Elejalde. Estos dos últimos también figuran en distintas categorías, aunque por otros trabajos. El primero es el gran candidato por «El hombre de las mil caras» y Elejalde por su papel de reparto en «100 metros».

«Tenía ganas de empezar a hacer cine desde hace tiempo», asegura Gómez. «Soy muy cinéfilo y me apetecía. Llevo en esta profesión gran parte de mi vida y deseaba dar el paso. Tuve la suerte de que Salvador Calvo optara por mí y tengo muchas ganas de seguir en esto. Fue duro porque sólo tuve una semana y media de ensayo entre la finalización de la grabación de «Cuéntame» y el inicio del rodaje, pero toco madera por tener una agenda tan apretada, no es lo habitual en esta profesión. Nuestra industria no es así», explica. Pocos se acuerdan que su carrera comenzó como Chip en el musical de «La Bella y la Bestia». De ahí llegó el éxito televisivo en TVE, lo que no quita para que Gómez sepa lo que significa tener un parón de trabajo entre grabación y grabación. Por eso valora más las oportunidades que se le plantean.

En los últimos meses, además de la serie y la película, ha probado suerte en el teatro con «La cocina», una obra del Centro Dramático Nacional, dirigida por Sergio Peris-Mencheta y ambientada en el Londres de los años 50. Hace pensar que el actor se está especializando en papeles históricos: «Los proyectos que me han catapultado tienen ese carácter. Acepto ese papel y me gusta conocer la historia, aunque, por ejemplo, para la película no vi la versión de 1945. Me dijeron que no iban a tener mucho en común y que no me iba a servir como fuente de inspiración», confiesa. «Todo papel exige una base de documentación y aprendizaje y más en mi caso porque no he vivido ninguna de las épocas que he interpretado. ¡Yo no viví los 80!».

Cuando se plantean su desfile por la alfombra roja muchos actores optan por hacer algún guiño al personaje que les ha llevado a la nominación. Si miramos a Hollywood, por ejemplo, vemos cómo Natalie Portman se ha mimetizado con Jacqueline Kennedy, a la que interpretó el año pasado. Pero no es el caso de Ricardo: «Yo no voy a llevar rayas azules esta noche». Todo lo contrario, prefiere darle un toque más clásico: «Apuesto por un esmoquin, con todo lo bueno que tiene esa pieza, pero dándole un punto de modernidad. El patrón es más ajustado por arriba y en el pantalón. Lo combinaré con una camisa blanca y una pajarita clásica», afirma. Sólo habrá un toque personal, una aportación propia del actor que, sin embargo, sigue en sintonía con ese aire elegante que no muchos compañeros de profesión suelen tener y que en él parece natural: «Llevaré pechera con botones negros. Me apetecía ese detalle». Vestirá una de las firmas favoritas de los actores a la hora de presentarse en un «photocall»: Dsquared2. La marca sabe, además, interpretar muy bien el espíritu más joven y contemporáneo, aunque eso no es algo que a Ricardo le traiga de cabeza: «Me gusta la moda, pero no me considero un enterado... tengo interés». Eso sí, debe saber que su elección será juzgada por millones de personas.

Últimas noticias