MENÚ
viernes 26 abril 2019
04:56
Actualizado

La epidemia de gripe llega y tensiona las urgencias de los hospitales catalanes

El virus debuta con el triple de casos en menores de 5 años y vuelve a destapar un problema cíclico: la espera en los pasillos

  • Los menores de 5 años triplican la tasa de incidencia de la gripe, la temporada de gripe releva la de bronquiolitis que afecta a bebés. Foto: Gonzalo Pérez
    Los menores de 5 años triplican la tasa de incidencia de la gripe, la temporada de gripe releva la de bronquiolitis que afecta a bebés. Foto: Gonzalo Pérez

Tiempo de lectura 4 min.

18 de enero de 2019. 08:33h

Comentada
Montse Espanyol.  18/1/2019

Además de hacer lectoescritura, los alumnos de P4 del colegio Carles Riba aprenden a taparse la boca cuando tosen o estornudan porque así «no nos pasamos los virus», repiten los niños a la profesora. Tanto los rinovirus y los coronavirus, que transmiten un catarro común, como los virus de la gripe se transmiten a través del aire cuando salen de la nariz o la boca a toda velocidad propulsados por la tos o un estornudo. Taparse la boca al toser o estornudar –mejor con el antebrazo que con la mano– y lavarse las manos evita que los virus se propaguen. Es importante que los niños hagan suyos estos hábitos porque son un foco de transmisión. Y este año, la epidemia de gripe en Cataluña ha debutado con una tasa de incidencia tres veces por encima de la media en menores de 5 años. La semana del 7 al 13 de enero se registraron 368 casos de niños de menos de 5 años por cada 100.000 habitantes, cuando la tasa de incidencia media de gripe fue de 119,59 casos por 100.000 habitantes, por encima del limite epidémico de esta temporada que es de 110,7 casos. Como siempre, cuando acaba la temporada de bronquiolitis, que afecta a bebés, empieza la temporada de gripe.

Las 19 ambulancias haciendo cola este miércoles en la entrada de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron para descargar enfermos advertían que la gripe había entrado ya en fase de epidemia. Lo habitual es ver de una a cuatro ambulancias. El problema de la gripe es que se trata de una enfermedad con un inicio «brusco y repentino». Fuentes del Vall d'Hebron admiten que esta semana han tenido un par de días problemáticos –martes y miércoles–. «Aunque en ningún caso hay colapso», matizan, «colapso significa no poder atender a más gente y aquí atendemos a todos los pacientes que llegan». Otra cosa es que, como es habitual cuando llega la gripe, haya camillas esperando en los pasillos de Urgencias un destino. Ayer por la mañana, había 84 personas esperando cama, el más antiguo desde el lunes. «El problema es que pasamos de 20 a 200 pacientes en un abrir y cerrar de ojos», añaden. Para afrontar esta temporada de gripe, han ampliado 48 camas en el Hospital de la Esperanza. También han habilitado espacios del hospital para Urgencias y han incrementado las guardias. Aunque la acción más destacada es la reforma de la mitad de los boxes de Urgencias donde se pasa a atender de una a dos personas con intimidad. La otra mitad se remodelará en verano para la temporada 2019-20.

El Hospital del Mar también ha ampliado 52 camas en la Esperança. Esta semana ha notado un incremento del 15% en Urgencias que han tensionado el servicio. El miércoles, había 172 pacientes, 55 superaban las 24 horas y el más antiguo 210 horas. En el Hospital de Sant Pau, la afluencia a Urgencias ha crecido un 25%. El Dispositivo de Atención a la Fragilidad del Servicio de Urgencias, que desde el año pasado amplía 13 boxes, ayuda a drenar, también las 16 camas extras en el Dos de Mayo. Personal de los hospitales de Mataró y Sant Jaume de Calella denuncian saturación.

Últimas noticias