Contenido patrocinado

Así funcionará la primera planta para reciclar baterías de vehículos eléctricos de la Península

Endesa lidera en Cubillos del Sil, León, la construcción de una instalación con capacidad para tratar 8.000 toneladas al año

Primera planta de reciclaje de baterías de vehículos eléctricos
Esta instalación nace al amparo del plan Futur-e, que se pone en marcha para paliar los efectos del cierre de la central termoeléctrica de Compostilla FOTO: Endesa

Los coches eléctricos son una realidad que ha venido para quedarse. Son modernos, no hacen ruido, cada vez cuentan con más kilómetros de autonomía y, sobre todo, no contaminan. Pero para ponerle la guinda «eco» a este nuevo modo de transporte hace falta dar un paso más: el de reciclar sus baterías cuando la vida útil de éstas llega a su fin.

Sus componentes, al igual que las baterías de nuestros teléfonos móviles, están formados por metales, materiales plásticos y ácidos. Todos estos elementos pueden resultar contaminantes si no se procesan y desechan del modo adecuado. Ninguno de estos es fácil de reciclar, pero tampoco es imposible.

De hecho, la primera planta de reciclaje de baterías de vehículos eléctricos en la península ibérica se instalará en Cubillos del Sil, en León, y entrará en operación a finales de 2023. Su construcción corre a cargo de Endesa, en alianza con Urbaser, y cuenta con una inversión de 13 millones de euros. Esta factoría satisfará la demanda de reciclaje tanto en España como en Portugal, estimando una capacidad de tratamiento anual de 8.000 toneladas de baterías eléctricas.

Cabe destacar que esta instalación nace al amparo del plan Futur-e de Endesa, presentado por la compañía para ofrecer un nuevo futuro al cierre de la central termoeléctrica de Compostilla (también situada León), alimentada por carbón, y que ya se encuentra en proceso de desmantelamiento.

Y así, la nueva planta de reciclaje de baterías forma parte de los 7 primeros proyectos sostenibles del plan Futur-e (aprobados por el Ministerio de Transición Ecológica, la Junta de Castilla y León, las alcaldías de Ponferrada y de Cubillos del Sil, la Universidad de León y Endesa) para generar alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo de forma directa y, de este modo, amortiguar el cierre de la central creando empleo verde. En concreto, la instalación para el reciclaje de baterías de vehículos eléctricos generará unos 50 puestos de trabajo directos, más otros tantos indirectos aún por cuantificar.

Además, su construcción fomentará el desarrollo sostenible y la protección medioambiental, a través de la economía circular. Esto es: recuperar y reutilizar las baterías. Así, se convierten en circulares estos nuevos elementos que actualmente utilizamos para electrificar la economía, dándole ese «empujón de sostenibilidad» a la electrificación.

Desmantelamiento de la central de Compostilla
Desmantelamiento de la central de Compostilla FOTO: Endesa

¿Cómo se reciclarán las baterías?

La empresa conjunta de Endesa y Urbaser gestionará la recogida de baterías eléctricas por toda la península, su almacenamiento temporal seguro y su transporte a Cubillos del Sil, para su posterior tratamiento. Allí, en las nuevas instalaciones, las baterías que admitan la operación serán adaptadas para su reutilización.

Las restantes serán descargadas eléctricamente, desmontadas y sometidas a un proceso de separación y trituración que permitirá reciclar los materiales presentes, como plásticos, aluminio y cobre, así como el «black-mass», que constituye la fracción rica en metales estratégicos y de gran valor en Europa, como son el cobalto y el níquel, ambos esenciales para la fabricación de nuevas baterías.

El calendario del proyecto se ha definido con el objetivo de iniciar cuanto antes las tareas de construcción, de modo que la planta pueda funcionar a finales de 2023. No obstante, se prevé iniciar la actividad logística con antelación. Esto es: se adelantarán la recogida, el transporte y el almacenamiento de las baterías en condiciones seguras, para garantizar el volumen necesario que, en su momento, permita arrancar la planta a pleno rendimiento.

Líder de la Península, con la mirada en Europa

Por su sostenibilidad, el proyecto se inscribe en las acciones de economía circular que Endesa ha incorporado a su estrategia, y cuya promoción busca tanto el Gobierno de España como la Unión Europea a través de los Fondos de Recuperación. La compañía, manifiesta así su compromiso con la economía circular, liderando un proyecto al que aporta su capacidad de gestión y su conocimiento sobre movilidad eléctrica.

Otros proyectos en la zona: una planta de hidrógeno y un almacén para molinos de viento

La factoría para reciclar baterías de vehículos eléctricos, más los otros 6 proyectos restantes aprobados para la misma zona dentro del Plan Futur-e, servirán para revitalizar El Bierzo a través de un programa que prevé la ocupación del emplazamiento de la vieja central térmica, así como el uso de equipos que se utilizaban en la instalación.
Y así, en la zona también se instalará: una planta de reciclaje de palas eólicas, en la que también participa Endesa; una fábrica de hidromagnesitas promovida por el Grupo Viloria, en colaboración con la empresa lucense Magnesitas de Rubián; un almacén logístico eólico que promueve Endesa a través de su filial de energías renovables, Enel Green Power España; una planta de hidrógeno alimentada por energía solar fotovoltaica, impulsada por Endesa, con capacidad para producir 200 toneladas al año de hidrógeno verde; una planta de baterías de almacenamiento de energía eléctrica, con 380 megavatios de capacidad; y una fábrica de materiales aislantes, iniciativa del Grupo Viloria.
La selección de proyectos empresariales se realizó por medio de un concurso internacional orientado a mitigar el fin de la actividad de generación térmica, en cumplimiento con los objetivos marcados por Bruselas. Endesa agrega a este proceso, entre otras actuaciones, el desarrollo de 625 megavatios (MW) renovables en la zona, la organización de cursos de capacitación profesional, así como la priorización de mano de obra local en el desmantelamiento de la antigua central térmica.

Un proyecto de LR Content