Hublot y Sang Bleu se fusionan para crear un reloj escultural

Fruto de la colaboración con Sang Bleu, el nuevo Hublot Sang Bleu II King Gold Blue fusiona a la perfección el arte de la relojería con la música.

Hublot Sang Bleu II King Gold Blue
Hublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold Blue

El relojero suizo Hublot nació de la idea de un italiano, desde sus comienzos, del “arte de la fusión” que gira en torno a sus creaciones con un saber hacer exquisito y una elegancia propia de la bella Italia. Fue la primera marca en fusionar materiales como el oro y el caucho en un reloj. Las colaboraciones son un hecho recurrente en la compañía que, esta vez, ha vuelto a confiar en la revista contemporánea Sang Bleu.

Uno de los embajadores de esta organización es el director creativo y artista suizo del tatuaje, Maxime Plescia-Büchi, quien ha colaborado mano a mano con Hublot para la nueva colección de Hublot y Sang Bleu.

Hublot Sang Bleu II King Gold Blue
Hublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold Blue

En ella, el artista recrea la forma de una escultura de cristal y metal, la que combina a la perfección artes diferentes en un solo objeto. Esta unión ha dado como resultado unos relojes sorprendentes de singulares siluetas cargadas de fuerza.

Una característica que comparten Sang Bleu y Hublot es el principio de la “fusión”, en la manera en que tienden puentes entre los diferentes materiales, técnicas y culturas. Como amante de los relojes, siempre he soñado con este tipo de colaboración y me resulta difícil imaginar una mejor oportunidad para desarrollar aún más mi creatividad y el alcance de Sang Bleu”, asegura Maxime sobre la colaboración.

Hublot Sang Bleu II King Gold Blue
Hublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold Blue

Siguiendo la esencia de Hublot de crear algo diferente, original y potente, las firmas han desarrollado un reloj de edición limitada, con solo 200 unidades a la venta, con caja de 45 milímetros en oro King satinado y pulido de 18 quilates. El color del oro se debe a la fusión entre dos metales preciosos llevada a cabo directamente por Hublot. La diferencia con el oro amarillo es que este es más cálido y que contiene platino.

El movimiento del cronógrafo automático es el propio de la relojera, pionero, único, el mismo que emplea para todas sus obras. Es un movimiento “a corazón abierto”, puesto que toda su arquitectura, construida con 330 componentes, queda visible. Tiene una reserva de marcha de 72 horas.

Hublot Sang Bleu II King Gold Blue
Hublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold BlueHublot Sang Bleu II King Gold Blue

Tras el cristal se ve una esfera azul mate y un motivo hexagonal diseñado y pulido por Maxime en oro King de 18 kilates, dando como resultado una estética en la que se refleja una perfecta sinergia de dos universos contrarios.

Las correas con las que se comercializa el Sang Bleu II King Gold Blue son dos: una de caucho negro y otra de caucho azul provistas de un cierre de hebilla desplegable en oro King de 18 quilates y plaqué negro.

Esta potente fusión de artes cuesta 46.600 euros.