¿Un casco de astronauta o de moto? No, se trata de la mascarilla más chic del futuro

Podría tratarse de un casco de astronauta, pero la realidad es que se trata de la máscara que promete convertirse en nuestro accesorio favorito para el día a día.

Hoy en día existe una amplísima demanda de mascarillas, lo que han aprovechado multitud de empresas para lanzar nuevas patentes y diseños. Pero había una que ya existía antes de que todo esto pasara, aunque ahora está en fase de mejoras, la AIR de MicroClimate.

Esta mascarilla promete ser funcional y protectora a la vez que permite ver la cara al completo de la persona que tienes enfrente, evitando la incomodidad que no poder hacerlo conlleva. Y es que nació de la idea de su fundador tras un viaje de esquí familiar.

Michael Hall imaginó un dispositivo portátil novedoso que crearía un “microclima” alrededor de la cabeza, tras mirar a sus hijos y experimentar la desagradable sensación de no poder verles la cara con tanto equipamiento, algo con lo que hoy nos sentimos muy identificados. AIR MicroClimate cubre desde el diseño de flujo de aire a presión, hasta el filtro básico intercambiable/lavable.

Desde 1995, Hall Labs ha presentado más de 900 patentes implementando diferentes tecnologías e innovaciones que se adaptan a cualquier concepto que surja. A día de hoy, MicroClimate se encuentra trabajando en otras aplicaciones, incluido el uso diario, la educación y la atención médica.

Esta burbuja ligera con visera de acrílico transparente, con la que apenas notarás que llevas algo puesto, está dispuesta a convertirse en una auténtica revolución, en un momento que se necesita más que nunca.

A la espera de terminar de pulir ciertos detalles, la AIR MicroClimate cuenta ya con múltiples ventajas. Además de ser una mascarilla poco convencional y más cómoda de llevar que el resto, siendo la primera que se sella alrededor del cuello y no de la cara, y de estar provista de dos almohadillas para la cabeza, la seguridad que ofrece es completa. Esto es gracias a que los filtros reemplazables que emplea AIR para el aire de entrada y salida, HEPA de última generación, son los mismos que utilizan las aerolíneas para sus aviones, es decir, filtran el 99,97% de partículas tan pequeñas como 0,03 micrones.

Su sistema de ventilación está pendiente de patente, pero promete ser exclusivo, pudiendo respirar a la perfección sin ningún tipo de problema. Utiliza dos ventiladores de alta potencia, que no superan los 37,5 decibelios, para extraer el aire a través de los filtros de la máscara. Lo que hace que siempre esté fresca y no se empañe. Sí, llevar gafas no es ningún impedimento. Por otro lado, su sistema de filtración mediante la tela impermeable refuerza todo el aire entrante y saliente.

Al ser un aparato electrónico, necesita carga. Por lo que se comercializa junto con un cable USB para cargar las 4 horas de baterías de duración ininterrumpida. También viene con un paño de microfibra para su limpieza y un estuche de transporte. El precio actual de la AIR MicroClimate es de 170 euros.

De momento, a la espera de que terminen las fases de investigación y desarrollo para hacer una mascarilla única, se puede adquirir para otros fines, siendo igual de útil para la finalidad que actualmente le corresponde.