Este es el Jaguar más raro del mundo

Se llama XKSS Stradale, es de 1957 y solo existen 16 ejemplares. Se suponía que, en su día, se iban a fabricar 25 unidades, pero un accidente lo cambió todo.

Jaguar XKSS Stradale
Jaguar XKSS Stradale FOTO: Jaguar

En la lista de los coches más raros del mundo suelen ser los basados en coches de competición los que más interés despiertan. Especialmente, si realmente nacieron como coches de carreras y más tarde se convirtieron en coches de carretera.

Esto es exactamente lo que hizo Jaguar en 1957, dos años después de retirarse de la competición, cuando decidió modificar los chasis del D-Type y convertirlos de nuevo en lo que sería el XKSS Stradale. Solo se fabricaron 16 ejemplares -la mayoría de ellos para el mercado estadounidense- y hoy tienen un valor comercial muy elevado: unos 16 millones de euros.

La génesis del proyecto XKSS

Jaguar XKSS Stradale
Jaguar XKSS Stradale FOTO: Jaguar

1954 fue el año de debut del Jaguar D-Type, un modelo de competición para las 24 horas de Le Mans y caracterizado por su denominación “Long Nose” (nariz larga) debido a su extremo frontal alargado.

Aunque el D-Type siguió compitiendo hasta 1957 a través de otros equipos privados, Jaguar decidió abandonar la competición al final de la temporada de 1955, encontrándose con algunos coches de carreras D-Type sin vender y otros chasis por completar.

La marca británica decidió entonces reutilizar los coches y chasis de competición disponibles, modificarlos y adaptarlos para su uso en carreteras públicas. Así nació el Jaguar XKSS Stradale, que debutó en el Salón del Automóvil de Nueva York de 1957 y del que se fabricaron (inicialmente) 25 ejemplares, aunque quedaron en 16.

Los cambios de homologación incluían un asiento y una puerta para el pasajero, ventanas laterales, un parabrisas de ancho completo, parachoques cromados y un techo plegable de tela, así como una posición más alta para las luces que en el Tipo D. Por supuesto, también desaparecieron la gran aleta trasera detrás del conductor y el tabique entre los asientos.

Jaguar XKSS Stradale
Jaguar XKSS Stradale FOTO: Jaguar

En cuanto a la mecánica, el corazón del XKSS seguía siendo un seis cilindros en línea de 3,4 litros con aspiración natural y sin sobrealimentación. El bloque motor era de hierro fundido, pero la culata era de aluminio para reducir el peso. De hecho, la balanza detuvo la aguja en 921 kg.

La distribución era de doble árbol de levas en cabeza, con dos válvulas por cilindro. La potencia la proporcionaban tres carburadores Weber de doble cuerpo. El resultado fueron 250 CV a 7.200 rpm, 325 Nm a 4.500 rpm y, gracias a la caja de cambios manual de cuatro velocidades que distribuía el par a las ruedas traseras, un 0-100 km/h en 5,2 segundos y una velocidad máxima de 228 km/h.

El accidente que lo hizo más exclusivo

En la noche del 12 de febrero de 1957 se produjo un incendio en la fábrica de Jaguar en Browns Lane. También se vieron implicados varios Jaguar XKSS, destruyendo nueve de los 25 coches que ya estaban completos o semicompletos.

Por ello, la producción del XKSS fue aún más limitada de lo previsto inicialmente. La mayoría de ellos se vendieron en Estados Unidos, en el marco de la ola de “pequeños coches deportivos europeos de altas prestaciones”, muy en boga en el mercado estadounidense de la época. El actor estadounidense Steve McQueen también tuvo uno para uso personal.

Hoy en día, un modelo como el de las fotos, de color azul Ecurie Ecosse con interior de cuero rojo y en un estado sustancialmente perfecto tanto de carrocería como de mecánica, podría alcanzar fácilmente, según expertos, los 16 millones de euros en una subasta. Si no más.

En cuanto a los destruidos en el incendio, Jaguar nunca se olvidó de ellos: en el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2016 confirmó que los nueve XKSS perdidos en el incendio serán reconstruidos con las especificaciones técnicas y los estándares de producción originales.