El Camino del Anillo, una ruta por la Tierra Media madrileña

Siete días y siete noches de peregrinaje y aventura «tolkeana» por la sierra norte de Madrid para «deshacerse del anillo interior»

Ruta del Anillo
Ruta del AnilloAntonio Cruz

La Tierra Media que describió J. R. R. Tolkien en «El señor de los Anillos» se asemeja a la sierra norte de Madrid, según los creadores del Camino del Anillo, una iniciativa para encontrarse con la naturaleza y peregrinar, deshacerse del anillo interior, salir de la cueva «hobbit» de confort y sorprenderse con los paisajes, las sendas y el entorno de estas tierras serranas. Precisamente ayer fue presentada esta peregrinación con la participación del arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro y el Consejero de la Comunidad de Madrid, David Perez, en un acto en el que además se inauguró la exposición “Tolkien, mito y realidad”, en el Camping de Las Dehesillas, Montejo de La Sierra.

Esta peregrinación es una propuesta de la Fundación Laudato Si, vinculada al Arzobispado de Madrid, e inspirada en la inmortal obra de J. R. R. Tolkien. El viaje va discurriendo por distintos pueblos de la sierra Norte de Madrid y su entorno natural, precisamente lo que llamó a proteger el Papa Francisco en su Carta Encíclica «Laudato Si» sobre el cuidado de la Casa Común, la madre tierra.

Ruta del Anillo
Ruta del AnilloAntonio Cruz

Así, el «Camino del Anillo» es un recorrido temático y una peregrinación de 122 kilómetros a realizar a pie en siete días y siete noches. El camino evoca la gran historia del hobbit Frodo y la compañía del anillo, y la ruta permite viajar hasta la mítica Tierra Media por la que caminaban medianos, elfos u orcos. Moria, Rivendel, la Comarca, Hobbiton, la cima de los vientos y muchos más lugares claves de la narración son recreados en un viaje exterior e interior, a la par que se descubre una naturaleza fascinante y se desarrolla el sentido del asombro, de la belleza y del cuidado de la naturaleza.

Para hacer realidad este proyecto «han hecho falta cinco años de trabajo», detalla Pablo Martínez de Anguita, coordinador de «El Camino del Anillo» y director de la Fundación Laudato Si, «y recorrer más de 300 kilómetros para encontrar los mejores senderos para esta aventura». El descubrimiento de la sierra norte y su semejanza con los lugares de la película no deja de ser sorprendente. «En la iglesia de Torrelaguna, por ejemplo, encontramos el árbol blanco grabado en piedra, y se hace una identificación con el reino de Gondor».

Inauguración de el Camino del Anillo, una peregrinación por la sierra Norte inspirada en El Señor de los Anillos
El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro (c) inauguraró este sábado la exposición "Tolkien, mito y realidad" y además el Camino del Anillo, una peregrinación por la sierra Norte inspirada en 'El Señor de los Anillos' en el Camping de Las Dehesillas, Montejo de La Sierra, MadridKiko HuescaEFE

Pero es más que una ruta. Como detalla Martínez de Anguita, «lo hemos trazado porque la Sierra Norte es un territorio que pierde población, y queremos que la gente lo conozca, y que con el tiempo recorra el camino sin necesidad de emplear a nuestros guías disfrutando de sus alojamientos y gastronomía», una forma más de incentivar el turismo de proximidad por la Comunidad de Madrid.

Este peregrinaje, esta aventura, esta enfocada de momento a los grupos de jóvenes, de las parroquias y de las comunidades, pero en breve tiempo se podrá extender también a grupos familiares. «De momento, contamos con la infraestructura de la Iglesia, que ha puesto a su disposición sus refugios y casas para alojar a grupos de hasta 20 jóvenes que pueden dormir en literas en espacios comunes, algo que no se puede hacer con familias enteras, que requieren otro tipo de alojamientos».

Las peregrinaciones se organizan por bloques de una semana, Cada noche se duerme en un alojamiento puesto a disposición para los peregrinos, y la organización se encarga de trasladar el equipaje a cada lugar de pernocta. La Fundación Laudato Si pone a disposición de los viajeros guías, entretenimientos, actividades y sobre todo la organización de los alojamientos y la intendencia. El máximo de personas por grupo diario de peregrinos son 20, el mínimo 10. Como detallan los organizadores «caminarás y navegarás en canoa 18 km al día y por las noches tendrás algunos eventos».

La ruta comienza en el Centro de Interpretación de «El Camino del Anillo», en el El Molar. De allí sale hasta El Berrueco, donde empieza propiamente el Camino, lo que se identifica con La Comarca y Hobbiton, y que lleva hasta Sieteiglesias o Gamoburgo. Y así, se va avanzando hacia Rivendel (La Hiruela) pasando por Bree (Buitrago del Lozoya), con noche en la Cima de los Vientos (cerro Piñuecar). Tras visitar Rivendel (Horcajuelo de la Sierra), se continúa por Caradhras (Puebla de la Sierra) y Moria (La Tornera). Finalmente, en las dos últimas jornadas se alcanzan Lorien (El Atazar), Rohan (Patones) y llegamos hasta Gondor (Torrelaguna) con su Árbol Blanco.

La audacia de ser inglés y católico
Tolkien tuvo el descaro de ser católico en una época en la que en Reino Unido era bastante complicado pertenecer a esta confesión, debido a las leyes de discriminación contra los que profesaban la fe católica. Así, Tolkien fue heredero del pensamiento del cardenal Newman, a través de su padrastro, Francis Morgan, quién se hizo cargo la educación y mantenimiento de Tolkien y su hermana a la muerte de la madre éstos, pues su familia y la de su difunto marido le dieron la espalda al haberse convertido al catolicismo.