La Comunidad de Madrid regula el teletrabajo de sus funcionarios para que se mantenga tras la pandemia

El Gobierno regional aprueba un decreto pionero en España para impulsar entre los empleados públicos una modalidad de trabajo basada en el rendimiento y la obtención de objetivos

Buena parte de la administración regional ha funcionado durante los últimos seis meses gracias al teletrabajo. A excepción de los servicios esenciales, el grueso de los empleados públicos dependientes de la Comunidad de Madrid han logrado que la administración mantenga su ritmo habitual de trabajo. Sin embargo, desde Sol y la Consejería de Hacienda se ha querido impulsar un marco que permita regular el teletrabajo como un elemento esencial de la administración pública que se mantenga una vez se dé por superada la emergencia sanitaria vinculada con la Covid-19. Esto es, fuentes del departamento que dirige el consejero Javier Fernández Lasquetty reconoce que el objetivo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso es que los funcionarios, cuando retorne la normalidad tras el hallazgo de una vacuna, puedan tener la flexibilidad de adaptar su jornada laboral y poder realizar, al menos una parte, desde su domicilio. Siempre y cuando, eso sí, se cumplan unos objetivos.

Apoyo de sindicatos

Es en este escenario en el que el Consejo de Gobierno aprobó ayer el Decreto que regula el teletrabajo entre los empleados públicos de la Comunidad de Madrid. De esta forma, aquellos que decidan optar a esta nueva modalidad podrán solicitarlo a finales del mes de octubre en sus centros de trabajo, de cara a que se analice que las tareas que realizan puedan llevarse a cabo por vía telemática. El decreto aprobado por el Ejecutivo autonómico también contempla que los trabajadores públicos de la región puedan trabajar desde sus hogares de forma online desde su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) en determinadas situaciones, como las emergencias sanitarias, obras o reformas en los centros de trabajo o prevención de riesgos laborales, entre otras.

Según informa la Comunidad de Madrid, el Decreto cuenta con la adhesión de los sindicatos CCOO, CSIT Unión Profesional, UGT y CSIF que, de forma unánime, se sumaron el pasado mes de julio a la iniciativa del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Se pone fin de esta forma a la tramitación de forma urgente del Decreto que pretende dar continuidad a la fórmula que con tanto éxito se ha aplicado en la Administración regional como consecuencia de los efectos de la crisis sanitaria de la Covid-19. Desde el inicio del Estado de alarma, se han gestionado más de 6,6 millones de expedientes administrativos hasta finales de agosto. Además, cerca de 63.000 empleados regionales han trabajado en remoto (uno de cada tres). Este porcentaje se eleva al 72% si se excluye a los trabajadores del ámbito sanitario que desarrollan sus funciones de manera presencial. Otro dato significativo es que se han celebrado cerca de 1.000 videoconferencias a la semana. Esta nueva modalidad está fundamentada en la flexibilidad y la cultura del trabajo por resultados, entre otros aspectos novedosos. El objetivo es dotar de mayor autonomía al empleado público, primando la eficacia y la profesionalidad. Será el trabajador el que pacte con su centro directivo la jornada laboral online siempre que se garantice la prestación del servicio.

Un plan individual

Para ello, se va a diseñar un plan individual de teletrabajo que permita medir el cumplimiento de objetivos, así como la implicación del trabajador en alcanzarlos. Además, posibilitará también realizar un control y seguimiento del rendimiento basado en resultados. De esta manera, se pretende contribuir a la atracción y retención de talento de los empleados públicos de la región.