El bulo de los guetos: tres barrios del sur de Madrid que desmienten el confinamiento por renta

Abrantes (Carabanchel), Los Ángeles y Butarque (Villaverde), sin límites de movilidad, tienen un nivel de ingresos inferior a zonas afectadas por restricciones

Desde que el pasado viernes, el Gobierno de la Comunidad de Madrid adoptó la decisión de aprobar limitaciones a la movilidad y medidas de restricción de actividades en 37 zonas de la capital y de otros municipios de la región, la oposición de izquierdas ha aireado el mantra de un supuesto confinamiento segregador. Según esta teoría, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha optado por confinar a los barrios más humildes de la capital, obviando, por tanto, los criterios sanitarios y de evolución de la pandemia.

Los datos, tantos los relativos a la transmisión del coronavirus como los que tienen que ver con la renta, desmienten este escenario. Basta comparar algunas de las áreas básicas de salud cuyos vecinos, desde ayer, soportan restricciones de movimientos con otras zonas de la ciudad que, de momento, viven inmersas en una cierta libertad dentro de la misma «nueva normalidad» que abrazaron al darse por concluido el Estado de Alarma.

Por ejemplo, el barrio de Abrantes en Carabanchel no está dentro del perímetro interior de las zonas «confinadas». Y no lo está porque aún no soporta una tasa de incidencia acumulada (los casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días) superior a 1.000. Aunque cerca, este indicador en el caso de Abrantes se encontraba el pasado martes –que es el día de la semana en el que se actualizan los datos por distritos y zonas básicas de salud– en 920,39 positivos.

Dentro del mismo distrito, el barrio de Vistalegre sí está sometido a las nuevas restricciones. Lo está porque su tasa de incidencia acumulada era el martes pasado de 1.079 positivos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas. Dos barrios separados por poca distancia, uno con restricciones y otro sin ellas. Al comparar el nivel de ingresos se da la circunstancia de que el confinamiento lo sufre el que tiene una renta media por persona más alta. En Vistalegre, la renta media es de 10.775 euros al año y en Abrantes de 10.554.

Hay más ejemplos en los que esta diferencia es aún mayor. En el barrio de Los Ángeles, en Villaverde, no existen a día de hoy restricciones a la movilidad y a las actividades más allá de las que afectan al conjunto de la región, como la limitación de las reuniones tanto públicas como privadas a un máximo de seis personas. Su tasa de incidencia acumulada está aún por debajo de 1.000, en concreto se encontraba hace una semana en 859 casos por cada 100.000 habitantes. En Butarque, barrio también de Villaverde, tampoco hay medidas ni restricciones. Aunque los datos de contagios no son buenos, su tasa de incidencia acumulada es de 646 positivos por cada 100.000 habitantes. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, San Diego, el barrio de Puente de Vallecas con más contagios de toda Europa, se encuentra en un nivel cercano a los 2.000 casos de incidencia acumulada en los últimos 14 días. Pues bien, tanto Butarque como Los Ángeles tienen una renta menor que las zonas básicas de salud confinadas del distrito de Ciudad Lineal. En Los Ángeles, la renta media por vecino al año es de 11.245 euros. En Butarque, esa renta media es de 10.698. Los barrios con restricciones en Ciudad Lineal, cuentan con rentas más altas: Ventas, con una media de 12.071 por persona al año, y Pueblo Nuevo, con 12.033 euros por cada vecino.