Así son las “ecoviviendas” protegidas de Vallecas

El alcalde pone hoy la primera piedra de la nueva promoción encuadrada en el proyecto del “ecobarrio”

Las nuevas viviendas contarán con un sistema de compuertas para deshacerse de los residuos
Las nuevas viviendas contarán con un sistema de compuertas para deshacerse de los residuosAyuntamiento de Madrid

Serán un total de 1.186 viviendas, repartidas en doce promociones situadas en cuatro distritos: Puente de Vallecas, el PAU de Villa de Vallecas, Villaverde y El Cañaveral, en Vicálvaro. Este es, a corto plazo, el plan del Ayuntamiento de Madrid en lo que a vivienda pública se refiere. La Empresa Municipal de Vivienda y Suelo cuenta en la actualidad con un patrimonio de 6.300 viviendas protegidas. ¿El objetivo? Llegar a más de 10.000 cuando acabe la legislatura, en 2023, de forma que la capital se afiance como primera promotora de vivienda pública de España.

Hoy el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, colocará la primera piedra de la promoción más numerosa, la de Nuestra Señora de los Ángeles, en Puente de Vallecas, y que contará con 205 viviendas. Tanto esta promoción como las demás están previstas que finalicen antes de que acabe el presente año.

Tres de esas promociones están encuadradas dentro del proyecto del «Ecobarrio» vallecano. Una estrategia municipal ideada en 2009 con el objetivo de crear una colonia residencial «verde». Básicamente, por contar con un sistema doble de recogida neumática de residuos y de producción de agua caliente, tanto para consumo como para calefacción, bautizado como «District Heating».

Recreación de algunas de las viviendas del Ecobarrio de Vallecas FOTO: Ayuntamiento de Madrid

Tres cuartos de hora

De este modo, los beneficiados con estas nuevas viviendas verán cómo los residuos de toda la colonia residencial serán retirados en apenas 45 minutos. Se trata de un sistema de 90 compuertas, repartidas por todos los portales, mientras que su sistema de aire –una compleja red de tuberías y turbinas– será capaz de mover alrededor de cuatro toneladas de desechos cada día. La basura irá a una central de recogida donde se separará por el tipo de residuo. Es el primer sistema de este tipo que se pone en marcha en la capital. ¿Las ventajas? No hay contenedores en la calle, se evitan malos olores y se mejora la recogida selectiva.

En cuanto a la producción de calor, se llevará cabo en una central donde se ubican dos calderas de condensación de alta eficiencia, con una potencia total de 3,2 MW. El agua caliente, generada a una temperatura de 80ºC, se distribuye a través de seis circuitos independientes. Las principales ventajas es que no existe gas ni combustiones en el interior de las viviendas. A su vez, los vecinos pueden elegir la temperatura y el horario de su calefacción de manera individual. Además, la factura se reduce una media del 50%.

Este complejo cuenta con cinco chimeneas de 40 metros de altura, que ya forman parte del paisaje urbano del barrio, necesarias para evacuar la salida de aire caliente del depósito subterráneo de residuos, así como para la expulsión de gases producidos en la central de calor. Por supuesto, el aire sale totalmente limpio.

El «ecobarrio» contará con un total de 1.200 viviendas, de las que 441 se acaban de adjudicar en el último sorteo realizado por el Ayuntamiento a principios de junio. Otras 757 están en fase de proyecto u obra, como la promoción que visita hoy el alcalde.

Seis de la doce promociones ya se han iniciado y otras seis comenzarán a acometerse previsiblemente entre los meses de julio y agosto. Se adjudicarán en alquiler y la media que pagarán los futuros inquilinos es, de media, 200 euros al mes. Hay que recordar que los demandantes de vivienda protegida del Ayuntamiento de Madrid siempre pagan entre el 20 y el 30% de sus ingresos familiares.