Cerca de 2.000 protestan en Sol contra la ley de Igualdad de Vox que se debate mañana en la Asamblea

“Ni un paso atrás”, clamaban los manifestantes. Aunque la norma se rechazará mañana, previsiblemente, Monasterio negocia con el Gobierno de Ayuso posibles cambios en las leyes vigentes

Un grupo de personas en una concentración de defensa de los derechos del colectivo LGTBI+, en la Puerta del Sol
Un grupo de personas en una concentración de defensa de los derechos del colectivo LGTBI+, en la Puerta del Sol FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

Unas 2.000 personas se han concentrado este miércoles en la Puerta del Sol de Madrid para protestar contra la Ley autonómica de Igualdad propuesta por Vox, que quiere derogar las normas en defensa de los derechos LGTBI y contra la homofobia aprobadas durante el mandato de Cristina Cifuentes, y cuya toma en consideración votará mañana, y previsiblemente rechazará, la Asamblea regional.

Horas antes, el PP había anunciado que mañana se abstendrá en la votación de la toma en consideración de la iniciativa de Vox, condenándola así a finalizar su recorrido parlamentario, pero ello no ha sido óbice para la celebración de la manifestación convocada por el colectivo LGTBI de Madrid, Cogam, bajo el lema ‘Ni un paso atrás’, informa Efe.

La propuesta de Vox recoge la derogación de la Ley de Identidad y Expresión de Género y la de Protección Integral contra la LGTBIfobia, ambas aprobadas en 2016, sustituyéndola por un texto sin referencias específicas a la discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género, subsumiéndolas en una genérica discriminación por “cualquier otra circunstancia personal”.

Omite, asimismo, la prohibición expresa de las terapias de conversión y las intervenciones quirúrgicas en menores con ambos caracteres sexuales, aspectos que sí vetan las normas actualmente vigentes.

Según ha expresado Cogam en el manifiesto de la protesta, se trata de una “ley de desigualdad final”, que supondría “un retroceso de derechos humanos” hacia “una sociedad en la que las personas LGTBI solo tenían dos posibilidades de vivir: ocultas o perseguidas.”

“El objetivo, tengámoslo claro, es borrarnos de la vida pública, meternos de nuevo en el armario y hacernos vivir como hace más de 40 años, con miedo, sin reconocimiento y sin derechos (...) la votación de mañana es un ‘a por ellos’, es un señalamiento”, ha avisado Cogam, al tiempo que ha exigido reforzar “la educación contra la LGTBIfobia” y tramitar de urgencia una ley trans estatal “que no deje atrás a las personas trans no binarias”.

A Vox lo han llamado “a la reflexión”, y al PP de la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, le han reclamado que no use “como moneda de cambio” los derechos LGTBI ni sea “cómplice” de los discursos de odio.

Los manifestantes (unos 2.000, según la Delegación del Gobierno) han abarrotado la Puerta del Sol con banderas arcoiris y distintas insignias representativas del colectivo LGTBI.

Han coreado lemas contra Vox (“Abascal es un criminal”, le han dicho a su líder) pero también contra Ayuso, pidiendo su dimisión y clamando que “esto pasa por un Gobierno facha”.

Ayuso ha descartado una posible derogación de las dos leyes autonómicas que Vox desea suprimir, aunque sí ha abierto la puerta a su modificación.

Por ejemplo, en lo referido a la “presunción de inocencia”, pues las normas en cuestión garantizan una inversión de la carga de prueba para que sea el acusado de discriminación quien deba probar su inocencia (aunque la norma no opera ni en procedimientos penales ni en procedimientos administrativos sancionadores, limitándose a procedimientos administrativos autonómicos que no conlleven sanción).

Pese a que inicialmente Vox condicionó su apoyo a los presupuestos autonómicos de 2022, entre otros asuntos, a que el PP apoyara su Ley de Igualdad, el acuerdo de trece puntos firmado con los ‘populares’ para aprobar las cuentas no incluyó este punto, y se emplazaron a continuar las negociaciones.

El portavoz del PP en la Asamblea, Alfonso Serrano, ha alegado esta mañana que no puede votar a favor de una iniciativa con “muchas deficiencias técnicas y que el PP no ve como “la herramienta para modificar determinadas leyes”.

A Vox, el grupo liderado por Rocío Monasterio, le ha lanzado un mensaje de “diálogo” para que reforme aquellos “aspectos puntuales” de las leyes ya vigentes en la región en lo que crean que puedan ser “mejorables”, pero que “en ningún caso van a derogarse”.

La izquierda carga contra el PP

A la protesta han acudido representantes del PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid, que unánimemente han censurado la ley propuesta por Vox y, sobre todo, la postura del PP, acusándole de “ponerse de perfil” con una abstención “cobarde”.

“No vamos a permitir que se retroceda en los derechos y libertades”, ha declarado la secretaria general del PSOE, Adriana Lastra, mientras que el diputado regional Santiago Rivero ha apostillado que de las leyes autonómicas “no se puede tocar ni una coma” ni “se puede poner uno de lado” ante su pretendida revisión por Vox.

El Gobierno central ha estado representado por la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez (Unidas Podemos), quien ha señalado que “Madrid no puede ser el armario de España” y “siempre ha sido un símbolo de libertad, la libertad de Chueca, no la libertad de Ayuso”.

Además ha aprovechado para anunciar que el Ministerio de Igualdad está estudiando la creación de una línea telefónica gratuita, bautizada “teléfono arcoiris”, que ofrezca asesoramiento jurídico y atención emocional a víctimas de agresiones lgtbifóbicas.

Por último, la líder de la oposición autonómica, Mónica García (Más Madrid), ha instado a Ayuso a elegir “entre homofobia y libertades”, y la portavoz del partido en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, ha reprochado a la presidenta “estar compadreando con los homófobos que quieren volver a meter a la gente en los armarios”. EFE