Madrid: Una Nochevieja sin prohibiciones, aunque con límites

El Gobierno regional ha querido mantener las tradiciones para este 31 de diciembre que se celebrará sin prohibiciones pero con recomendaciones

La Policía Nacional desaloja la madrileña Puerta del Sol para celebrar el ensayo de las tradicionales doce uvas de Nochevieja. A pesar del coronavirus, Madrid recuperará este año la celebración de la Nochevieja, anulada en 2020.
La Policía Nacional desaloja la madrileña Puerta del Sol para celebrar el ensayo de las tradicionales doce uvas de Nochevieja. A pesar del coronavirus, Madrid recuperará este año la celebración de la Nochevieja, anulada en 2020. FOTO: Kiko Huesca EFE

Durante 2020 la pandemia dejó imágenes insólitas de los lugares más concurridos de Madrid vacíos. Una de las más impactantes fue la de la Puerta del Sol, la noche del 31 de diciembre de 2020. Tras este año de parón, el corazón de la capital volverá a albergar gente bajo el reloj de la Real Casa de Correos al son de las campanadas mientras se comen las tradicionales doce uvas. Esto será posible, pero con limitaciones. El Ayuntamiento de Madrid y la Delegación del Gobierno han previsto un dispositivo especial de control para poder celebrar la última noche de 2021 o el comienzo del Año Nuevo. La principal medida es la limitación de aforo, que se verá reducido a un 39% de los 18.000 asistentes que se aglomeran habitualmente, lo que sumará un total de 7.000 personas. Una cantidad que el Consistorio considera suficiente para evitar las aglomeraciones, mantener las distancias y así evitar la propagación del Covid. Serán los efectivos del Samur-Protección Civil los que contarán en todo momento el número de asistentes.

El acceso a la Puerta del Sol no será nada fácil, los asistentes deberán pasar por cuatro filtros policiales que estarán situados en los diferentes puntos de acceso. Dos de ellos, controlados por la Policía Nacional y los otros dos, por la Municipal. Habrá también prefiltros en los aledaños así como carteles de aviso de aforo completo cuando se llegue al número máximo de personas permitido. El transporte público madrileño –EMT, Metro de Madrid y Cercanías- ha visto reforzado su servicio durante el periodo navideño ante el incremento de la movilidad y está estableciendo un dispositivo especial en los días más singulares de la Navidad, como son Nochevieja y Año Nuevo. En concreto, los accesos a las estaciones tanto de Metro como de Cercanías de Sol, cerrarán a las 21:00 y, desde ese momento, no será posible entrar ni salir por estas vías. Que los asistentes cumplan la distancia de seguridad será controlado también de forma aérea gracias a un importante despliegue de drones de la Policía Municipal.

Respecto a la celebración posterior y que conlleva la entrada del nuevo año, cinco eran las macrofiestas que habían solicitado licencia para celebrarse en la Comunidad de Madrid. Tras varios días de debates y especulaciones, fue este miércoles cuando la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, anunció que ninguna de las fiestas previstas para Nochevieja en la región se celebrarían. La mayoría porque no tenían un plan de contingencia contra el coronavirus y en otros casos, han sido los propios promotores los que han desistido de realizar estas fiestas. La celebración de una de estas estaba prevista en Madrid capital mientras que otras tres, en diferentes municipios de la zona norte de la Comunidad. A cada una de ellos se esperaba la presencia de entre 500 y 1000 asistentes. La quinta y única autorizada por la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, había sido la que se iba a celebrar en la localidad de Guadalix de la Sierra, en el polideportivo municipal Luis García Berlanga -con un aforo para 500 personas-, pero finalmente ha sido el propio Ayuntamiento quien ha decidido suspenderla ante el incremento de nuevos casos en el municipio.

Sin embargo, dos grandes discotecas son las que han anunciado que mantienen su previsión de llevar a cabo sus respectivas macrofiestas programas para esta noche y los días 1 y 2 de enero. Una de ellas en Humanes de Madrid y la otra, en la plaza de toros de La Cubierta de Leganés en las que se espera 4.000 y 10.000 personas, respectivamente. Fuentes de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior han aclarado que la decisión tomada por desde el gobierno regional se refiere a aquellas celebraciones que precisaban de autorización especial. Según han informado, la Comunidad de Madrid solo tiene que autorizar aquellas fiestas en espacios que no están habilitados para una actividad comercial o de ocio. Es decir, los locales y recinto de ocio que cuenten con su propia licencia de actividad, deberán acogerse a la normativa vigente, tanto legal como sanitaria. Es decir, todas las «fiestas ordinarias» se mantienen, puesto que no hay restricciones de aforos y sólo será obligatorio que los asistentes lleven mascarilla.

25.000 inscritos

Otra de las tradiciones a las que el gobierno regional ha dicho «sí», a pesar de las circunstancias ha sido la celebración de la San Silvestre Vallecana. Los madrileños podrán despedir el 2021 corriendo durante esta tarde, como se lleva haciendo en la capital desde 1964 pero con novedades, debido a la situación sanitaria. Los 25.000 inscritos deberán presentar un certificado Covid-19 o un test de antígenos o PCR negativo 72 horas antes del comienzo de la prueba para poder recorrer los 10 kilómetros que conforman esta competición. La mascarilla será obligatoria durante los momentos previos y hasta superar los primeros 100 metros y deberán recuperarla cuando crucen la meta. La organización situará a diferentes comisarios a lo largo del recorrido para comprobar que estas medidas se cumplen y aquellos que no respeten las normativas sanitarias obligatorias podrán ser expulsados.

Como gran novedad, la prueba se ha dividido en cinco salidas para repartir el número de participantes en cada una y así, evitar las aglomeraciones. La primera comenzará a las 16:30 y habrá un espacio de 25 minutos entre cada una de ellas. Cada una de las oleadas las conformarán un máximo de 5.000 personas para controlar el acceso de todas ellas al cajón de salida así como, la participación de aquellos que no lleven dorsal oficial. Dentro de cada salida, la organización también ha mejorado el espacio disponible para que coexistan los participantes con una mayor distancia entre ellos. Una situación que también se notará durante el recorrido. Ya en la meta, se han habilitado unos carriles de salida para las calles próximas al final de la competición.

Por último, pero no menos importante, el último y más reciente «sí» del gobierno de Díaz Ayuso ha sido para los más pequeños. Después de dos años, la gran Cabalgata de Reyes regresa a la capital el próximo 5 de enero. Así lo anunciaron ayer mismo tras celebrarse el Consejo de Ministros. Fue la Concejala de Cultura, Turismo y Deportes, Andrea Levy, la que se dirigió al consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, para saber si el diseño del evento podía seguir adelante tal y como había previsto el Ayuntamiento, teniendo en cuenta la altísima incidencia de la variante Ómicron en Madrid. Finalmente, la Cabalgata contará con un recorrido de tres kilómetros de longitud, los que separan a Nuevos Ministerios de la plaza de Cibeles. Y no con prohibiciones, pero sí con recomendaciones.

7.000 entradas disponibles

La primera de ellas, la reserva de asiento previa para poder asistir. Por ello, el próximo lunes, 3 de enero, a partir de las 11:00 horas, 7.000 entradas para público sentado se pondrán a disposición de todos los madrileños. Estas localidades podrán descargarse gratuitamente y hasta el fin de existencias en la web: https://tienda.madrid-destino.com/es/ donde se habilitará un link específico. No se admitirán más de cuatro entradas por reserva. Así, la recomendación del Ayuntamiento es que solo asistan aquellas personas que cuentan con un asiento reservado. Por otro lado, el desfile contará con una serie de medidas para garantizar su seguridad, supervisadas desde un centro de coordinación donde los responsables de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid seguirán al detalle su evolución.

En esa línea, se reforzarán los efectivos policiales en las zonas donde, tradicionalmente, se concentraba más público para recordar a los asistentes la importancia de llevar la mascarilla y mantener siempre la distancia de seguridad. Para facilitar el respeto de la distancia de seguridad entre las personas, este año no se lanzarán caramelos desde las carrozas. Asimismo, automóviles con megafonía incidirán en esos mismos mensajes a lo largo del recorrido desde el cierre al tráfico entre Nuevos Ministerios y el Palacio de Cibeles. Estos mismos mensajes para la celebración de una cabalgata segura se difundirán tanto en las pantallas de las paradas de autobús como en las estaciones de metro. Por último, El Consistorio mantiene el compromiso con el reparto solidario de asientos, priorizando a niños hospitalizados, menores de acogida, personas con discapacidad y asociaciones del tercer sector.

Esto es solo una muestra más de la clara apuesta de la Comunidad de Madrid por la vuelta a la normalidad y qué mejor forma que con la celebración de la Navidad, en la medida de lo posible, que recuerda a la prepandémica. Desde el gobierno regional se han apoyado en seguir celebrando aquellos acontecimientos que se pueden combinar perfectamente con las circunstancias que tenemos.

Cabalgatas en el aire, suspendidas o con discurso en “streaming”
La pandemia ha provocado que el tradicional paseo de sus Majestades no se produzca en muchas ciudades de la Comunidad de Madrid, como en Alcalá de Henares- o en los distintos distritos de la capital donde han sido anuladas. Otros municipios se han visto en la obligación de modificar su plan inicial para ajustarse a las nuevas medidas anunciadas por el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso: zonas acotadas, con los asistentes sentados guardando la distancia de seguridad y aforos reducidos al 50%. Los municipios de Arganda del Rey, Móstoles y Boadilla del Monte estaban replanteándose su idea inicial para hacer llegar a sus Majestades a los más pequeños. Los argandeños, a diferencia del año pasado, no verán a los tres Reyes Magos subidos al tren, sino que lo harán desde distintas carrozas. Boadilla del Monte no contará con tres cabalgatas, sino con una, y llegarán como siempre, en Metro Ligero. En el caso de Móstoles, ampliará su recorrido para así llegar a todos los rincones y evitar aglomeraciones. Serán doce carrozas las que recorrerán las calles mostoleñas, ocho de dibujos animados y las tres restantes, de sus Majestades. En otras ciudades como Parla, los Reyes Magos de Oriente no recorrerán las calles pero darán un discurso en "streaming" para que los niños puedas disfrutar de su llegada y recogerán las llaves de la ciudad.