Madrid

Plaza Elíptica acaba el año como la zona más contaminante de Madrid

Este área, que a partir de mañana estará restringida al tráfico, lidera la acumulación de dióxido de nitrógeno, por encima de Escuelas Aguirre y Villaverde

Atascos y alta contaminación el el entorno de la Plaza Elíptica de Madrid
Atascos y alta contaminación el el entorno de la Plaza Elíptica de Madrid FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

En apenas 24 horas, el perímetro de Plaza Elíptica se convertirá en la segunda zona de la capital con restricciones al tráfico rodado. Una decisión adoptada por el Ayuntamiento de Madrid debido a la alta concentración de dióxido de nitrógeno en la zona (NO2). Efectivamente, este entorno de los distritos de Usera y Carabanchel va a cerrar el año como el más contaminante de la capital. Y con bastante diferencia con respecto a sus «perseguidores».

Según los datos recopilados hasta el pasado 19 de diciembre en el Boletín diario de la calidad del aire en Madrid, la estación de Plaza Elíptica sería la que aglutina mayor concentración de NO2 de las 24 que cuenta la capital. Concretamente, una cifra de 40 microgramos por metro cúbico. Se da la circunstancia de que ese es precisamente el límite del valor anual. Un microgramo de más supondría una superación de los valores que resultan perjudiciales para la salud y que están prohibidos por la legislación. Hay que recordar algunos de los efectos de este gas derivado de los procesos de combustión: hígado o el bazo, o de sistemas como el circulatorio o el inmunitario, sin olvidar tampoco las infecciones pulmonares e insuficiencias respiratorias.

En cuanto al resto de estaciones, le siguen dos de los principales puntos negros de la ciudad: Escuelas Aguirre y Villaverde, ambos con concentraciones de 35 microgramos. Después, se encuentran Plaza de Castilla (33), Cuatro Caminos (32), Urbanización Embajada (32), Plaza del Carmen y Moratalaz–estos dos últimos con 31 microgramos–.

Lo que sí se ha superado en Plaza Elíptica es el valor límite horario, cifrado en 200 microgramos por un periodo superior a las 18 horas a lo largo de un año. Así sucedió en una ocasión, según los datos municipales. Sin embargo, este apartado ha sido incumplido en mayor medida en otras estaciones: en Cuatro Caminos se ha registrado una superación hasta en cinco ocasiones, mientras que en Ramón y Cajal y Villaverde se ha sobrepasado en dos.

En todo caso, en ninguna de las estaciones se ha notificado una superación del «umbral de alerta»: 400 microgramos por espacio de tres horas consecutivas.

1.400 coches menos

A partir de mañana, el Consistorio espera que la cifras comiencen a bajar de forma drástica. Algo posible gracias a la «eliminación» de 1.472 vehículos, lo que permitirá disminuir en 2.585 los kilómetros que se realizan en la zona, e incrementar hasta los 38,9 kilómetros la velocidad. En resumen: alrededor de un 18% menos de coches circularán por Plaza Elíptica: todos aquellos fabricados antes del año 2000 (gasolina) o previamente al año 2006 (si el combustible es diésel).

Sin embargo, a día de hoy, la situación es muy diferente. El Área de Medio Ambiente y Movilidad, con Borja Carabante al frente, calcula que, entre las 8:00 y 9:00 horas, alrededor de 7.122 vehículos circulan por el entorno, realizando un total de 13.923 kilómetros. ¿El resultado? Un elevado índice de densidad de 9,95 vehículos por kilómetro que se desplazan a una velocidad media de 27,41 km/h.

Con el objetivo de fomentar el uso del transporte público, el Ayuntamiento también ampliará la cobertura de varias líneas de la EMT: 035 (Plaza Mayor-Carabanchel Alto); 118 (Embajadores-Avenida de la Peseta); 401 E1 (Plaza de Cibeles-La Peseta-línea exprés 1); 108 (Oporto-CMT de Carabanchel), y la 155 (Plaza Elíptica-Aluche).

La entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones de Plaza Elíptica supone un aperitivo de cambios aún más profundo en lo que respecta a la movilidad en la capital. El próximo 1 de enero entrará en vigor la Zona Madrid Bajas Emisiones. Será entonces cuando quede prohibido el acceso y circulación de los vehículos sin etiqueta, no empadronados en Madrid, por las vías públicas urbanas del interior de la M-30, excluyendo la propia M-30.

La eliminación de los vehículos más contaminantes será progresiva, de forma que en 2025 no estará permitida su presencia en ningún rincón de la capital. Estén empadronados o no. Será entonces cuando toda la ciudad quedará declarada como Zona de Bajas Emisiones.