Madriscopia

Ramón Tamames
Ramón Tamames FOTO: Gonzalo Perez La Razón

Nunca las encuestas habían sido tan convergentes, en el sentido de que el centroderecha podría triunfar frente a los populistas, los separatistas y los antisistemas, todos ellos promonclovitas. Y por ello mismo, parece que será posible consolidar el papel de Madrid como motor económico de España, y asegurar su importancia en multitud de facetas empezando por el fomento de una educación y una investigación más avanzadas, frente a un Gobierno de la Nación que pretende acabar con la concertada y convertir al CSIC en un órgano de tercera, quedando las universidades como entes anquilosados y repetitivos. Será necesario plantearse – sí, sí, incluso en medio de la crisis– que Madrid sea un hub financiero, teniendo en ella las sedes operativas de los grandes bancos, el mercado de valores, y una serie de instituciones que han de salir de su raquitismo en un mundo en que la City de Londres ya no es el centro, y en el que el euro está a nuestro favor. Otra cuestión es la del idioma español, a valorar con instituciones, también con sede en Madrid como son la RAE y el Instituto Cervantes, para hacer de la capital de España la sede educacional, literaria, cultural y festiva de casi 600 millones de hispanohablantes.

Madrid ha de dar ejemplo en lo que se refiere a la España vaciada, de modo que su espacio de 8.000 km2 y casi siete millones de habitantes, tengan el adecuado desarrollo verde; modélico para el resto del país.

Hay otras muchas cuestiones, como el nuevo sistema industrial, la digitalización, la inteligencia artificial, y un espíritu de «start up» para las pymes, que han de crecer saliendo de su micromoribundia, para engarzarse en la economía global.