Adif deja a Murcia sin conexión con Madrid en agosto

Los episodios de gota fría obligaron a frenar las obras, y ahora se prestará servicio en autobús

Las obras de reparación y mejora de la línea férrea entre El Reguerón y Riquelme-Sucina para arreglar los desperfectos causados por los últimos episodios de gota fría obligarán a prestar en autobús el servicio de Cercanías, Media Distancia y Larga Distancia entre Murcia, Cartagena y Alicante.

«Es inaudito e ilógico que el Gobierno de Pedro Sánchez haya escogido el mes de agosto para dejar sin conexión ferroviaria a la Región de Murcia con la capital de España, impidiendo que llegue, de esta forma, el principal flujo de turistas en plena época estival». Así ha reaccionado el senador del PP, Francisco Bernabé, tras conocer que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), pondría en marcha unas obras durante todo el próximo mes.

De esta forma, la conexión se realizaría mediante el transporte de autobús por carretera, algo que no sentó bien al senador «popular». «La Región se está posicionando como destino turístico seguro, y es absolutamente injustificable que nos dejen bloqueados sin conexión en el mes en el que más turistas recibimos».

En este sentido, ha acusado al PSOE de «esforzarse por castigar» a la Comunidad de forma permanente, y aludió a la llegada del AVE, «infraestructura que ya podríamos tener y que, con suerte, llegará en 2023».

Además, también ha criticado que según el anuncio de Adif, se vaya a dejar sin reponer los servicios de Cercanías con Alicante, Lorca y Cartagena.

«La prueba del castigo del Gobierno de Sánchez con la Región de Murcia se hace patente de forma diaria, con hechos como la paralización de las obras en las autovías, la regeneración de la Bahía de Portmán o la no inversión de las actuaciones del Plan Vertido Cero en el Mar Menor».

Obras por las lluvias

Por su parte, desde Adif asegura que tras el último episodio de lluvias torrenciales, se efectuó un nuevo aporte de balasto y bateos para asegurar una rasante permitiera la explotación de la línea en mejores condiciones. Así, la inversión que se va a acometer en este tramo de 25 kilómetros de longitud asciende a 5,9 millones de euros (IVA incluido).

Las obras suponen una actuación tanto en la infraestructura (terraplenes y obras de drenaje) como en la superestructura (vía, e instalaciones de señalización, seguridad y comunicaciones) y su correspondiente adecuación en previsión de riesgos derivados de futuras inclemencias meteorológicas.

Para el avance de los trabajos se ha programado una suspensión temporal del tráfico ferroviario, por lo que Renfe ha establecido un plan alternativo de transporte por carretera para los pasajeros de Cercanías, Media Distancia y Larga Distancia.