Experiencias personales del 23-F

Europa Press
Europa PressAFP7 / Europa PressEuropa Press

Los 40 años del 23-F me permiten ratificar experiencias vividas aquel día como joven Gobernador Civil de Asturias. Una y fundamental es que la intervención por tv del Rey D. Juan Carlos marcó un antes y un después: tras la entrada de Tejero en el Congreso, yo había intentado hablar con diferentes autoridades asturianas civiles y militares, sin obtener respuesta. Después de la intervención del Rey, se resolvió espontánea e inmediatamente, con excepción del Presidente preautonómico y de la FSA, Rafael Fernández, que estuvo en mi despacho desde el primer momento, comentándome que «esa película ya la había vivido y que no quería revivirla».

Significativa también fue la experiencia con el entonces Capitán General de la VII Región Militar, el Tte. General Campano, a quien llamé, y que me atendió con amabilidad diciéndome que «si se dirigía a la población, me lo comunicaría», y que «estábamos en situación de alerta Diana-2».

Grata experiencia fue ratificar la total lealtad de los Ttes. Coroneles Jefes de las Comandancias de Oviedo y Gijón, a los que llamé a mi despacho, y que me dijeron que conocían bien a Tejero por haber sido compañeros de promoción. «Su experiencia en Guipúzcoa –comentaron– le había afectado mucho por los continuos atentados a guardias a sus órdenes», pero «no habrá muertos, porque sus sólidas convicciones religiosas lo impedirían». Esas informaciones y otras las trasladé a las autoridades centrales del Ministerio del Interior, así como la llamada y el mensaje que desde el primer momento me transmitió Jordi Pujol. Conste en acta.