MENÚ
miércoles 21 febrero 2018
04:20
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

Rancio

Tiempo de lectura 2 min.

09 de septiembre de 2017. 23:11h

Comentada
María José Navarro 9/9/2017

ETIQUETAS

Me cae muy bien Juan y Medio. Me cae bien, me parece muy simpático, muy rápido, muy ocurrente y un animal televisivo. Posee un dominio del plató como pocos y es capaz de mejorar lo que se le ponga por delante. Es un tipo listo, leído, con mundo y encantador. Y además, qué leches, tremendamente atractivo. Juan y Medio está siendo en las últimas horas pasto de las redes sociales por haber intentado cortarle la falda en un directo a su compañera y presentadora Eva Ruiz. Mejor dicho, no es que lo intentara, es que lo consiguió, de tal manera que una persona del programa de Canal Sur donde se produjeron los acontecimientos tuvo que guardarle las espaldas a Eva Ruiz para que abandonase la escena sin que se le viera Lanzarote. La verdad es que ella en varias ocasiones le pide que pare, aunque lógicamente lo hace con una sonrisa por no joder el directo y parecer una estrecha, a que sí. Bien, parece que no es la primera vez que Juan y Medio gasta estas bromas a su compañera. En otra ocasión puso en marcha un ventilador debajo de su falda varias veces a pesar de que Eva le pidió con evidente molestia que no lo hiciera, la besó dos veces en un juego ridículo, se apoyó en su escote para pintarle en la piel una bandera y con un pollo de plástico en la mano hizo un juego de palabras en el que decía estar dispuesto a darle un pollazo. La líder de Podemos en Andalucía se ha puesto en plan Foro de la Familia para preguntarse qué pasaría si los hijos de los andaluces cambiaran de canal y se encontraran con eso mientras que la cadena asegura que eran bromas pactadas y Eva Ruiz que mata por Juan y Medio. A mí me parece que no hay que recurrir a los niños para afirmar que esas escenas son poco edificantes. Son antiguas, rancias y sin gusto ninguno. Creíamos que habían pasado las épocas del bajito tocando el culo a la vedette y lo único diferente es la altura del bajito. Si yo hubiera sido Eva les aseguro que el manotazo aún le estaba molestando a Juan y Medio, pero al final pasa lo de siempre: que la víctima de la broma y el barraganismo ilustrado es la que, encima, debe poner la educación. Qué moderno todo.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs