El encuentro del Papa Francisco con el presidente de Argentina esta mañana ha durado 44 minutos, el doble que su encuentro con Macri en 2016

“¡Qué bueno verlo!” Con estas palabras recibió el Pontífice a Alberto Fernández, Presidente de Argentina

Esta mañana el Papa Francisco recibió a Alberto Fernández presidente de Argentina y posteriormente se reunió con el obispo de Quilmes, Argentina, Monseñor Carlos José Tissera.

La expectación ha sido máxima y no tanto por la visita que es habitual entre el Pontífice y los nuevos mandatarios, sino porque nadie sabe la razón real del por qué el Papa no ha ido a visitar a sus paisanos desde que fue elegido y otro detalle a observar, era si el encuentro sería en un ambiente relajado o tenso como se apreció en la visita en Febrero de 2016 con Macri.

El encuentro con Alberto Fernández, tuvo una duración de 44 minutos, exactamente el doble que con su antecesor y se llevó a cabo en la biblioteca del Papa en el segundo piso del Palacio Apostólico. Los frescos de Rafael fueron los únicos testigos, las cámaras sólo pudieron estar al inicio y al final de la visita.

El ambiente fue distinto a cuando lo visitó Macri, los presentes pudieron apreciar que todo fue de lo más cordial desde el inicio. El Papa al ver a Fernández le dijo “ ¡Qué bueno verlo, bienvenido!”

Fernández iba acompañado de su pareja, pero sin su hijo.

Fernández quería que el Papa entrara el primero a la Biblioteca, y el Papa le ha dicho “No, no, primero el monaguillo”

Charlaron a solas en la biblioteca, posteriormente tuvo lugar el intercambio de regalos.

El presidente Fernández le regaló al Papa un busto del Negro Manuel, el personaje ligado a la Virgen de Luján, patrona de Argentina además de ser una figura muy cercana al Papa.

El presidente también le entregó al Pontífice, un telar realizado por chicos con discapacidad miembros de la Asociación Civil Granja Andar y un calendario inclusivo también de esta asociación llamado “ELLAS”.

Otro de los regalos que el presidente le entregó a Francisco, fueron dos libros de las cafeterías y bares más importantes de Buenos Aires y un atril para apoyar los libros.

Francisco quiso ofrecerle a Fernández una escultura de metal, realizada por artesanos y al entregarla le dijo “Esto lo hacemos aquí en el Vaticano” en la pieza figura le frase “Sed mensajeros de paz” y el papa concluyó diciendo: “Esto es lo que quiero para ustedes”. El Papa entregó también varios libros, entre ellos: “Amoris laetitia”, la exhortación apostólica sobre la familia, “Evangelii Gaudium” el documento del Pontificado y la encíclica “Laudato sii” el cuidado de nuestra casa común “el ambiente”

Sobre la deseada visita a Argentina no ha trascendido ninguna novedad.

La frustración sigue presente en el pueblo argentino al no haber recibido aún la visita de Jorge Bergoglio, siendo que el Sumo Pontífice lo ha hecho por 51 países, incluyendo varios en Latinoamérica, hay mil versiones sobre la ausencia en su agenda a viajar a su país.