Madrid abre el hospital de campaña de Ifema a los pacientes de todas las autonomías

la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, planea mantenerlo a pleno rendimiento hasta otoño por si se repiten los picos de contagios al volver de nuevo el frío

El hospital de campaña de Ifema que la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha en tiempo récord para hacer frente a la avalancha de pacientes con coronavirus y que acaba de recibir los elogios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no va a ser un dispositivo exclusivo para el trabajo y la atención de sanitarios y pacientes de esta autonomía. Según ha podido saber LA RAZÓN, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha dado instrucciones para que este hospital, que contará en una primera fase con alrededor de 5.500 camas activas y que podrá ampliarse, esté a disposición también de otras regiones necesitadas de descarga sus hospitales y que empiezan a atravesar también una presión asistencial desmesurada, lo que podría abocarles al colapso si no logran ayuda alternativa.

El centro sanitario gigantesco en que se ha convertido el recinto ferial actuaría así como una especie de hospital de campaña estatal y, además, no se inactivaría cuando el calor llegue y se reduzcan las infecciones por coronavirus, sino que permanecería en funcionamiento y creciendo durante los meses estivales para estar a pleno rendimiento el próximo otoño por si entonces se repiten los picos de contagios y la situación vuelve a ser crítica. De acuerdo con las mismas fuentes, el Gobierno regional ya ha dado la orden a los hospitales convencionales, prácticamente colapsados, de que que deriven a Ifema a los enfermos que les lleguen procedentes de otros territorios, lo que convierte al hospital de campaña en un centro de referencia para todo el país.

Según los últimos datos, alrededor de 1.300 enfermos permanecen en estos momentos hospitalizados en Ifema y su número seguirá creciendo a medida que se vayan ampliando los módulos de este hospital y se logren equipos de protección y sanitarios suficientes para prestar auxilio a los enfermos. La falta de ambas cosas y también de respiradores es lo que ha impedido hasta ahora la entrada en funcionamiento de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Ifema para descargar de infectados críticos a los enfermos más graves que ahora copan las unidades de críticos de los hospitales convencionales.