Coronavirus

Covid-19 y cuarentena: Cómo prevenir accidentes domésticos en niños

Niño llorando.
Niño llorando.pixabay (nombre del dueño)

Suele ser muy fácil evitar los accidentes domésticos de los niños. El truco: prevenirlos. ¿Qué pasa? Que los padres no tenemos mil ojos y, si encima en estos días de confinamiento tenemos que teletrabajar, cuidar de la casa, etc., podemos tener un accidente de estas características o pasar un mal trago sin quererlo.

Según el ‘Informe Mundial sobre Prevención de las Lesiones en los Niños’, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día mueren en el mundo más de 2.000 niños debido a lesiones accidentales; por lo que las considera como “un importante problema de salud pública y de desarrollo”.

De hecho, destaca que 4 de las 5 principales causas de lesiones no intencionadas de los niños, y relacionadas con los accidentes domésticos, se encontrarían el ahogamiento, las quemaduras por causa de fuego, las caídas y las intoxicaciones no intencionales; la primera son los accidentes de tráfico, que no nos atañe aquí.

Entre los principales aspectos sobre los que los padres deben poner el ojo: Envases de medicamentos, productos domésticos o mecheros, tener bien cerrados los grifos y sobre todo de agua caliente, el vaciamiento del agua innecesaria en baños y cántaros, el diseño apropiado de los muebles, de los juguetes, así como del equipo de las áreas de juego.

No obstante, desde la OMS celebran que a pesar de que muchos países de ingresos altos han conseguido reducir la mortalidad de los niños por lesiones en un 50% o más a lo largo de los últimos 40 años, las lesiones no intencionales siguen constituyendo un problema de salud a nivel global. “Si se adoptaran medidas preventivas de eficacia demostrada en todas partes podría salvarse la vida de al menos 1000 niños al día”, sostiene la institución sanitaria internacional.

Precisamente, con la cuarentena, y al pasar más tiempo en casa corremos más peligro a la hora de que sucedan accidentes domésticos con los más pequeños. Por eso, desde el Ministerio de Sanidad han elaborado una serie de recomendaciones, de cara a evitar este tipo de lesiones, a las que se suma Quirónsalud estas semanas.

En primer lugar, el departamento que dirige Salvador Illa ve conveniente asegurar que los muebles, estanterías, o televisores, por ejemplo, se encuentren bien anclados a la pared. A muchos niños, sobre todo si están empezando a andar, se agarran a las estanterías y podemos correr el peligro de que se les caigan encima y les aplasten, de no estar aseguradas a la pared.

Asimismo, urge a cerrar siempre las ventanas y las puertas de las terrazas, y siempre que sea posible con cierres de seguridad, los niños son muy listos y les encantan las aventuras, ¡imagínate si han visto Peter Pan y la ventana está abierta! Además, pide no poner sillas o muebles bajos delante de las mismas, aparte de ventilar abatiendo las ventanas, o bien supervisar a los menores mientras que se está ventilando.

A su vez, es imprescindible a juicio del departamento de Sanidad el mantener la vigilancia en el cambiador, llega una edad en la que los bebés se mueven mucho y se pueden caer

del mismo, así como de la trona del bebé, procurando siempre atar las cintas de seguridad, no vaya a ser que el pequeño se ponga de pie y se tire.

Otra de las medidas que se pueden adoptar a la hora de evitar accidentes indeseados con los niños en casa es el asegurarse de poner el mango hacia dentro en las cazuelas y en las sartenes, así como el alejar de su alcance los productos de limpieza, o medicamentos entre otros, con un alto poder de intoxicación; así como procurar que los suelos no resbalen, ni tampoco patinen, para evitar malos golpes o caídas.

Mientras, alejar de su alcance las piezas pequeñas (como juguetes, botones, monedas, globos, globos, garbanzos o alubias, entre otros) puede ser otra de las medidas para que los padres no nos llevemos un mal trago estos días con nuestros pequeños. A los pequeños les encanta cogerlos y llevárselos a la boca. Puede ser un problema si se los tragan.