La sanidad pública se enfrentó a la pandemia con cifras récord de listas de espera

Hasta 704.997 enfermos estaban pendientes de cirugía antes de que el coronavirus llegase, la cifra más alta de la historia. El tiempo medio de espera era de 121 días el 31 de diciembre

Las listas de espera para una operación en el Sistema Nacional de Salud (SNS) alcanzaron antes del estallido de la pandemia su récord histórico, lo que confirma que la Sanidad española no se encontraba en las mejores condiciones posibles para hacer frente a una crisis como la que semanas después sobrevino. En 2016, la Sanidad española contabilizaba 614.101 enfermos aguardando una intervención quirúrgica de cualquier tipo.

A finales de 2019, cuando el coronavirus empezaba a circular por Europa y no es descartable incluso que lo hiciera ya también por nuestro país, la cifra de ciudadanos pendientes de pasar por el quirófano alcanzó los 704.997, la más alta de toda la serie, lo que supone 33.503 enfermos más que en junio de 2019 y 36.709 más que justo un año antes, a finales de 2018. En junio de ese año, el número era de 584.018, por lo que en apenas año y medio la estadística ha engordado en 120.979 pacientes.

Así lo indica al menos el sistema de información sobre listas de espera en el SNS que ha elaborado el Ministerio de Sanidad, con el resumen de los principales indicadores. Se trata de una auténtica bomba de relojería que podría haber explotado del todo tras el estallido de la crisis del Covid-19, al paralizar todos los hospitales la actividad quirúrgica programada no urgente para volcarse en la atención de los infectados por el corovirus.

Habrá que esperar unos meses para conocer la dimensión exacta de este drama y hasta dónde se han disparado los enfermos pendientes de pasar por los quirófanos. Los datos del Ministerio dan muestra también de otro deterioro sanitario importante producido durante el Gobierno de Pedro Sánchez e imputable, esta vez, no al ministro Salvador Illa, que accedió al cargo el 13 de enero, sino a su antecesora, María Luisa Carcedo, por no activar ningún plan efectivo junto con las Autonomías para revertir la situación. Se trata del tiempo medio de espera que aguardan los pacientes para someterse a la intervención.

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio, a finales de diciembre de 2019 tenían que hacerlo de media 121 días, frente a los 115 de junio. El indicador es algo mejor que a finales de 2018, cuando los enfermos tenían que esperar 129 para operarse, pero es más elevado que el registrado, por ejemplo, en junio de 2018. En ese momento, tenían que aguardar de media 93 días. Esos cuatro meses de espera de finales de diciembre de 2019 son, realmente, muchos más, pues empiezan a contar desde el momento en el que el especialista prescribe la intervención.

Antes de llegar a ese proceso el enfermo tiene que pasar un auténtico via crucis burocrático que empieza por coger cita para acudir a un centro de salud y que sigue hasta el desplazamiento hasta la consulta del especialista que determina las pruebas necesarias para decidir si la intervención quirúrgica puede tener o no sentido.

Problema mayor

¿Funciona bien la Sanidad pública en España? Las cifras de listas de espera no parecen permitir una respuesta afirmativa. El problema es mayor con algunos enfermos y en varios procesos. Por ejemplo, un 19,9% de los 704.997 pendientes de pasar por el quirófano a finales de 2019 lo hacía ya más de seis meses desde que su especialista había determinado la necesidad de la operación.

Los mayores tiempos que hay que esperar por especialidades se registran en cirugía plástica, en donde hay que hacerlo una media de 333 días; en neurocirugía, 163 , y en cirugía torácica, con 159. En lo que se refiere a los procesos, los que registran más tiempo de espera son el Hallux valgus (juanetes), con 133 días; las artroscopias, con 120; la hipertrofia benigna de próstata, con 113, o la prótesis de rodilla, con 111.

La situación no es mejor para acceder a la consulta del especialista. El tiempo medio de espera en traumatología es de 109 días; en urología alcanza los 87; en oftalmología llega a los 83 y en cuanto al aparato digestivo ronda los 76. En general, hay que aguardar 88 de media para acceder a cualquiera de las especialidades médicas, según los datos de Sanidad.

Por Comunidades Autónomas, la situación resulta dispar. En Castilla-La Mancha los enfermos tienen que esperar 163 días de media para someterse a una operación; en Andalucía ronda los 161, y en Cataluña es de 155. En Madrid, la demora media alcanza en cambio los 52 días.