El control visual en Barajas no detecta ningún positivo entre los 50.000 viajeros llegados desde mayo

Los controles sanitarios son «poco o nada efectivos», según los especialistas. Madrid teme que el «coladero» de Barajas dispare los casos tras detectar 32 en un mes

Sanidad Exterior, un pequeño cuerpo de funcionarios adscrito al Ministerio de Sanidad y formado por médicos y enfermeras, no ha detectado directamente ningún caso de coronavirus en Barajas desde que el pasado 15 de mayo se hizo cargo de los controles sanitarios a los pasajeros que llegan al aeropuerto madrileño, según fuentes médicas consultadas por LA RAZÓN. Esos controles consisten en tres filtros: una medición de temperatura corporal, un examen visual y la recepción de un cuestionario rellenado por cada turista en el que éste afirma que ni está contagiado ni ha estado en contacto con personas infectadas.

Desde el 15 de mayo y hasta ayer miércoles han pasado por el aeropuerto de Barajas cerca de 100.000 pasajeros, según una estimación de este diario a partir de datos suministrados por Aena, el gestor aeroportuario. La mitad de esa cantidad, aproximadamente unos 50.000, fueron pasajeros de llegada, que se sometieron a los controles de Sanidad Exterior para detectar posibles casos positivos de coronavirus. Pero en todo este periodo de tiempo no ha sido detectado ningún infectado, bien porque no presentaba ningún síntoma de la enfermedad, bien porque ocultó información en el cuestionario personal entregado a su llegada al aeropuerto.

El pasado domingo, todos los aeropuertos españoles gestionados por Aena recobraron parcialmente su actividad con la llegada de vuelos procedentes de la UE y el llamado espacio Schengen, después de tres meses de registrar un tráfico aéreo casi testimonial debido al aislamiento impuesto por la crisis del coronavirus. Sirva como ejemplo que el pasado mes de mayo Barajas tuvo un movimiento de entrada y salida de poco más de 81.000 pasajeros, un 98% menos que en el mismo mes del año anterior. La mayor parte de esos viajeros eran estudiantes de Erasmus, trabajadores transfronterizos, profesionales repatriados, misioneros... Ninguno fue detectado con síntomas de la Covid-19.

Según las fuentes médicas consultadas, los controles sanitarios en Barajas son muy poco o nada efectivos. En el aeródromo madrileño no se realizan test PCR, y un alto porcentaje de infectados no presentan síntomas, como por ejemplo fiebre alta, por lo que el control de temperatura corporal resulta muy poco eficaz. Además, en ninguna de las terminales de Barajas se puede realizar una simple placa de tórax a un pasajero con tos pronunciada, ya que no se dispone de la tecnología médica necesaria. Por si fuera poco, la picaresca de algún pasajero con pocos escrúpulos puede llevarle a sortear fácilmente el control de temperatura, simplemente mediante la ingesta de un antipirético una hora antes de la llegada del vuelo.

Mientras, Madrid dice que ve llegar con impotencia la ola del virus y teme un retroceso en la lucha contra la pandemia por un plan del Gobierno que considera «ineficaz». De hecho, desde el 11 de mayo, cuando el Ministerio de Sanidad actualizó el sistema de vigilancia epidemiológica en España, al 11 de junio, Madrid ha detectado 32 casos positivos de personas que han llegado a Barajas de zonas de riesgo, de las cuales cinco han tenido que ser hospitalizadas, según la información aportada por la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

Así, la Dirección General de Salud Pública ha detectado 32 son los positivos monitorizados por con viajes recientes. De esos 32 detectados, estrictamente 11 se pueden considerar casos importados por cumplir el periodo de estancia de 14 días de incubación en el país de origen. Y, de esos 11, un total de cinco han requerido ingreso en un hospital madrileño Ayuso ha lamentado que «llevamos más de un mes solicitando al Gobierno sentarnos para establecer protocolos porque yo no puedo perseguir a turistas para que se metan en un hospital, pero sí que pueden recibir sms al llegar».