Prótesis de rodilla «a medida» gracias a la impresión 3D en metal

Por primera vez en Madrid se ha sustituido la articulación con un implante 100% personalizado y adaptado a la anatomía del paciente

Detalle de la intervención realizada por los doctores Fernando Sanz Zapata, Jesús Manuel Cortés Villar y su equipo en la Clínica Cemtro
Detalle de la intervención realizada por los doctores Fernando Sanz Zapata, Jesús Manuel Cortés Villar y su equipo en la Clínica CemtroClínica Cemtro

La personalización es la característica que mejor define a la Medicina del futuro, pero por suerte no se trata de algo lejano, pues ya es una realidad que se palpa en el presente. Buen ejemplo de ello es la implantación, hace apenas unos días, de la primera prótesis de rodilla totalmente personalizada para el paciente en Madrid, gracias al empleo de un sistema pionero de tecnología 3D en metal que permite reproducir anatómicamente la forma de la rodilla del paciente, lo que se traduce en una mayor precisión a la hora de implantarla, una disminución potencial de la pérdida de sangre durante la intervención así como del tiempo quirúrgico.

Hasta el momento se han realizado cirugías de prótesis a medida pero no personalizadas. La diferencia, aunque pueda parecer sutil, resulta determinante. «Son realmente prótesis diseñadas y fabricadas específicamente para cada paciente, en función de su anatomía, mientras que en otras ocasiones lo que se hace a medida son las guías para realizar los cortes óseos», explica Fernando Sanz Zapata, jefe de la Unidad de Rodilla de Clínica Cemtro, encargado, junto a Jesús Manuel Cortés Villar y su equipo de lograr este hito.

¿Cómo es la prótesis 100% personalizada?

La prótesis, desarrollada por ConforMIS y comercializada por Medcomtech, se personaliza mediante un exhaustivo trabajo previo que permite una reconstrucción tridimensional exacta de la articulación del paciente. «En concreto, se realiza un estudio previo basado en una tomografía computerizada (TC) que permite recrear un modelo tridimensional de la rodilla del paciente. Un algoritmo matemático tiene en cuenta el grado de desgaste del afectado, por lo que cuando se realizan los cortes óseos en fémur y tibia, se hacen en los niveles adecuados para garantizar que la prótesis tenga la interlínea articular en el lugar que debería de estar antes de sufrir la artrosis. De este modo, además de recrearse la anatomía del paciente y de realizar una prótesis única para cada caso, se consigue devolver a esa persona la forma en que apoyaba su rodilla antes de que se hubiera desgastado, lo que podría ayudarle a que note la rodilla protésica como “suya”», explica Sanz Zapata.

Detalle de la prótesis de rodilla 100% personalizada desarrollada por ConforMIS y comercializada por Medcomtech
Detalle de la prótesis de rodilla 100% personalizada desarrollada por ConforMIS y comercializada por MedcomtechClínica Cemtro

Pero eso no es todo ya que, tal y como detalla el experto, «además, los cortes que tenemos que hacer para colocar los implantes se realizan mediante unas guías específicas, a modo de “negativos” de la rodilla del paciente que encajan como un guante en la mano y permiten una precisión mayor que con la técnica habitual».

Beneficios para el paciente

Los beneficios de poner la última tecnología al servicio del paciente son numerosos. Basta recordar que «hasta el 20% de las personas operadas de prótesis total de rodilla (PTR) no notan su articulación subjetivamene normal a pesar de reconocer que la cirugía les ha mejorado mucho y les permite más actividad física que antes. Y todo esto aunque hayan hecho la rehabilitación adecuada en tiempo y forma», advierte Sanz Zapata, quien hace hincapié en que «el beneficio potencial de esta intervención pionera lo podrían notar entre el 3º y 6º mes, que es cuando se define el resultado definitivo, ya que se ha terminado la fisioterapia, ha vuelto la fuerza muscular y el equilibrio, y el paciente comienza a probar la rodilla en diversos entornos. Por tanto, no se debe hablar de sensaciones de ningún tipo, sino que más bien sería “la ausencia de sensación'' de rodilla artificial».

Una de las explicaciones para este hecho, tal y como apunta el experto, pudiera guardar relación «con el propio diseño de las prótesis que habitualmente se implantan. Existe un número limitado de tallas para los componentes femoral y tibial. Por otro lado, el diseño de las prótesis se ha simplificado en favor de unos estándares de implantación con respecto a unos ejes de referencia anatómicos que se consideran los más adecuados para que la prótesis dure en el tiempo». Sin embargo, las necesidades de cada persona son muy diversas, de ahí que la personalización al 100% se convierta en la solución más eficaz para el paciente.

Técnica con más precisión

La prótesis personalizada de rodilla, comercializada por Medcomtech, tiene un sistema que permite mayor precisión a la hora de implantarla por parte de los cirujanos, minimizando así los pequeños errores que pudieran haber durante el corte de los componentes por lo que «el resultado debería ser el de una rodilla más natural para el paciente», asegura Sanz Zapata.

«ConforMIS es la única prótesis en el mercado totalmente personalizada. Es un privilegio que haya sido implantado por el equipo de la Clínica Cemtro», asegura Juan Sagales, presidente de Medcomtech.